Abortan más bebés con “defectos”… aunque tengan cura médica.

Grupos pro-vida, en Inglaterra, denunciaron que las últimas cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas evidencian el incremento de abortos de niños con discapacidades que pueden ser corregidas médicamente, como pies deformados y paladar fisurado.(ACI) “Estas figuras son sintomáticas de la tendencia eugenésica de la sociedad consumista que elimina cualquier deformidad, incluso al costo de su propia dignidad”, afirmó Jacqueline Laing de la Universidad Metropolitana de Londres. “Estamos eliminando la voluntad de las personas a aceptar las discapacidades. Los bebés deben encajar a la descripción de ‘normalidad’ antes de que se les permita nacer”, agregó Laing. Las cifras del año 2002 muestran que cada vez más mujeres optan por abortar a sus hijos cuando descubren que tienen alguna posible discapacidad. Estos abortos, han incrementado en 8 por ciento la cifra anual de procedimientos. Joanna Jepson, quien lideró una investigación sobre el aborto de un bebé de 28 semanas con el paladar fisurado en Herefordshire en el año 2001, explicó que “esta estadística horroriza y muestra la actitud sumamente consumista que ahora domina las relaciones humanas”. “No creo que alguien tenga alguna idea de cuántos bebés han sido abortados por un paladar fisurado. No puedo creer que la profesión médica esté apoyando la decisión de abortar bebés por estas razones”, añadió Jepson. Según las cifras, cada año se practican unos 185 mil abortos en Inglaterra por “razones sociales”; y los abortos por anormalidades cromosómicas, incluyendo Síndrome de Down, se han incrementado en un 17 por ciento, de 591 en 2001 a 691 en el 2002. Además, se abortaron 372 bebés con Síndrome de Down, una cifra que supera los 329 nacidos vivos en el mismo año. Nuala Scarisbrick –directivo de la organización LIFE– explicó que “esto es la eugenesia franca. Están enviando el mensaje a la gente minusválida de que no debería haber nacido. Es espantoso y detestable”. “Tal estadística es una demostración de una sociedad que coloca un valor condicional sobre sus ciudadanos, basado en lo útiles que pueden ser en la vida”, agregó Patrick Cusworth, miembro de LIFE.

Los comentarios están cerrados.