San Nicolás

 ¿Existió Papá Noel? Más temprano o más tarde, todo niño hace esta pregunta.

(Redacción Gaudium Press)  ¿Existió Papá Noel? Más temprano o más tarde, todo niño hace esta pregunta. Y los padres pueden responder fácilmente a sus hijos contándoles la bella historia de la vida de San Nicolás.
En los centros comerciales frecuentemente, se ve un personaje con traje de colores vivos, despertando la curiosidad general y en los niños, la alegre expectativa de los regalos y las golosinas.
Es Papá Noel. ¿Cómo nació esta tradición? En realidad, existió una persona mucho más importante que el legendario Papá Noel. Fue San Nicolás, quien falleció como Obispo de Mira, Turquía, en el año 324.
Este gran santo que va de casa en casa, llevando regalos -especialmente a los niños piadosos y que se han portado bien. Narrando a los hijos la vida de este gran Santo, los padres despiertan en las almas infantiles el sentido de lo maravilloso y estimulan la práctica de la virtud. Con la gran ventaja de que, en este caso, la realidad supera la leyenda.
Pocos santos gozan de tanta popularidad, y a muy pocos son atribuidos tantos milagros. De él San Juan Damasceno hace el siguiente elogio «Todo el universo tiene en ti, un rápido auxilio en las aflicciones, un estimulante en las tristezas, un consuelo en las calamidades, un defensor en las tentaciones, un remedio en las enfermedades».
Nicolás era bastante joven cuando perdió a sus padres, heredando de ellos una gran fortuna, que le hizo posible practicar la caridad en gran escala.
Un día, conoció a tres jóvenes, que por ser pobres, no encontraban pretendiente para casarse y el padre quería encaminarlas hacia una mala vida. Entonces, Nicolás fue por la noche y tiró hacia adentro del cuarto del hombre, una bolsa con monedas de oro. Pocos días después, se casaba la hija mayor. Repitió Nicolás el gesto, y poco después se casaba la segunda hija. En el momento, en que se preparaba para hacerlo por tercera vez, fue descubierto. Saliendo de las sombras donde estaba escondido, el padre se lanzó a los pies de su benefactor, llorando de arrepentimiento y gratitud. Desde entonces, no se cansó de pregonar por todas partes los favores recibidos.
                   
En otra ocasión, al embarcarse en un navío, informó al comandante que tendrían una violenta tormenta por el camino. El viejo lobo de mar, recibió con irónica sonrisa esa previsión de un simple pasajero. Sin embargo, la tormenta no tardó… Era tan terrible el temporal, que todos creyeron que había llegado su fin. Sabiendo que un pasajero había previsto lo que estaba ocurriendo, corrieron hacia él pidiéndo ayuda.
Nicolás imploró a Dios y luego cesó la tormenta, se calmó el mar y el sol apareció resplandeciente… Se convirtió así en el patrono de los marineros, que lo invocan en los momentos de peligro.
San Buenaventura narra que en una posada, el dueño había asesinado a dos estudiantes, que se habían apoderado de su dinero. Horrorizado por ese vil crimen, San Nicolás, resucitó a los jóvenes y convirtió al asesino.
El día en que fue consagrado Obispo de Mira, recién acabada la ceremonia, una mujer se lanzó a sus pies, con un niño en sus brazos, suplicando «¡Dale la vida a mi hijito! Él había caido al fuego y había tenido una muerte horrible. ¡Ten piedad de mí, dale la vida!», gritaba la madre. Emocionado y compadecido de los dolores de aquella, hizo la señal de la cruz sobre el niño, que resucitó en presencia de todos los fieles presentes en la ceremonia de la consagración.
En algunos países de Europa, es costumbre que algunas personas intercambien regalos el día de su fiesta, el 6 de Diciembre. A nosotros, también San Nicolás, no dejará de ayudarnos, en nuestras necesidades.
Pidámosle, pues, no sólo bienes materiales, sino sobre todo grandes dones espirituales. Que él obtenga de la Santísima Virgen y de San José la gracia de que en esta próxima Navidad, haga nacer en nuestras almas al Niño Jesús -el mayor regalo dado a los hombres-, con el fin de llevarnos a la Patria celestial, para la cual fuimos creados.
(Redacción Gaudium Press)
San Nicolás, cuyo nombre significa «protector y defensor de los pueblos» fue tan popular en la antigüedad que se le han consagrado en el mundo más de dos mil templos. Era invocado por los fieles en los peligros, en los naufragios, en los incendios y cuando la situación económica se ponía difícil, consiguiendo éstos favores admirables por parte del santo.
Actualmente es Patrón: liberación de presos, peligros de robo, conversión de ladrones, panaderos, toneleros, navegantes, niños, cerveceros, novias, encarcelados, toneleros, barqueros, farmacéuticos, pescadores, Grecia, jueces, contra los juicios injustos, estibadores, Lorena, doncellas, comerciantes, recién casados, empleados de parroquias, prestamistas, peregrinos, pobres, encarcelados, Rusia, marineros, escolares, limpiabotas, Sicilia, solteras, estudiantes, viajeros, muchachas con deseos de casarse.
Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Unos de sus tíos era obispo y fue éste quien lo consagró como sacerdote, pero al quedar huérfano, el santo repartió todas sus riquezas entre los pobres e ingresó a un monasterio.
Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños, y como en alemán se llama «San Nikolaus», lo empezaron a llamar Santa Claus, siendo representado como un anciano vestido de rojo, con una barba muy blanca, que pasaba de casa en casa repartiendo regalos y dulces a los niños.
De San Nicolás escribieron muy hermosamente San Juan Crisóstomo y otros grandes santos, pero su biografía fue escrita por el Arzobispo de Constantinopla, San Metodio.
En la época del Licino, quien decretó una persecución contra los cristianos, Nicolás fue encarcelado y azotado. Con Constantino fueron liberados él y los demás prisioneros cristianos. Se dice que el santo logró impedir que los herejes arrianos entrasen a la ciudad de Mira.
No hay certeza absoluta del año de su muerte, pero diversos autores sostienen que fue el 6 de diciembre del año 326 ó 327. En oriente lo llaman Nicolás de Mira, por la ciudad donde fue obispo, pero en occidente se le llama Nicolás de Bari, porque cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacó de allí, en secreto, las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia. Desde entonces su culto se hizo muy popular en Occidente.
En esta ciudad se obtuvieron tan admirables milagros por su intercesión, que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa.
Aunque suele confundírsele, no guarda ninguna relación con el personaje ficticio que se utiliza como figura publicitaria, en postales y anuncios comerciales navideños, al que el mercantilismo llama Santa Claus o Papa Noel el cual tiene una fabrica de juguetes en el polo norte junto a su esposa, unos renos y unos duendecillos.
Oración
¡Oh glorioso san Nicolás mi especial protector! desde aquella morada de luz, en que gozáis de la presencia divina, volved piadoso vuestros ojos hacia mí, y alcanzadme del Señor aquellas gracias y auxilios convenientes a mis presentes necesidades, tanto espirituales como corporales, y en particular la gracia (mencionar aquí), que sea conducente para mi eterna salvación. Proteged también, oh glorioso santo obispo, a nuestro Sumo Pontífice, a la Iglesia santa y a esta devota ciudad. Reducid al camino recto de la salvación a los que viven sumidos en el pecado, o envueltos en las tinieblas de la ignorancia, del error y de la herejía. Consolad a los afligidos, socorred a los necesitados, confortad a los pusilánimes, defended a los oprimidos, asistid a los enfermos; y haced por fin que todos experimenten los efectos de vuestro poderoso patrocinio para con el supremos Dispensador de todos los bienes. Amén.

Los comentarios están cerrados.