Ante diagnóstico de Annan, el Papa alienta cadena solidaria.

Roma.-El recuento oficial de muertos en toda la región ronda los 124.000, mientras la ONU dice que puede llegar a los 150.000, aunque admite que nunca se conocerá la cifra real, ya que pueblos enteros han sido arrasados por el maremoto que afectó a una decena de países en el Océano Índico. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan, dijo que los países devastados por los efectos del maremoto, podrían demorar 10 años en recuperarse. Desde la Santa Sede, el Papa Juan Pablo II, reiteró en el rezo del Ángelus, al igual que en la Misa celebrada previamente, la profunda preocupación y adhesión a los pueblos afectados. «Sobre este sentido de humana solidaridad, además de sobre la ayuda de Dios, se funda la esperanza de días mejores en el curso del año que hoy se abre», expresó el Papa durante la oración mariana, recitado ante unas 40.000 personas presentes en la plaza de San Pedro. Quizo así, el Santo Padre, alentar la cadena solidaria que se está formando entorno a los efectos del catástrofe natural, llamando a la esperanza y constancia en la necesaria reconstrucción.

Los comentarios están cerrados.