ARMENIA: CONSTRUIR UNA PAZ SOLIDA Y DURADERA

CIUDAD DEL VATICANO, 28 ENE 2005 (VIS).-Juan Pablo II recibió esta mañana al presidente de la República de Armenia, Robert Kocharian, a quien recordó el primer encuentro que mantuvieron, en 1999 en el Vaticano, y posteriormente en Yerevan en 2001, durante el viaje apostólico a este país. El Papa manifestó al presidente su «sincero aprecio por las buenas relaciones entre la Santa Sede y el gobierno armenio. Sé que la comunidad católica es bien acogida y respetada y sus diversas actividades contribuyen al bienestar de toda la nación». «Todos desean vivamente -continuó- que crezca cada vez más la colaboración entre la Santa Sede y el gobierno armenio, y donde la situación lo requiera, se perfeccione el estatus de la Iglesia católica». El Santo Padre aseguró que «existen relaciones de estima y de amistad entre la Iglesia Católica y la Iglesia Apostólica Armenia. Este entendimiento, que es más activo gracias a la iniciativa del Catholicos Karekin II, tendrá sin duda repercusiones positivas para la convivencia pacífica de todo el pueblo armenio, llamado a afrontar muchos desafíos sociales y económicos». «También espero -dijo- que nazca una paz verdadera y estable en la región de Nagorno-Karabaj, de la que es usted, señor presidente. Para ello es necesario un rechazo decidido de la violencia, un diálogo paciente entre las partes, así como una mediación internacional activa». El Papa concluyó recordando que la Santa Sede, «que a lo largo de los siglos nunca ha dejado de denunciar la violencia y defender los derechos de los más débiles, seguirá sosteniendo todos los esfuerzos para construir una paz sólida y estable».

Los comentarios están cerrados.