Asamblea Plenaria del Pontificio Consejo para la Familia

El Pontificio Consejo para la Familia celebrará a partir de mañana hasta el 1 de diciembre su Asamblea Plenaria en el Vaticano con motivo del XXX aniversario de la Exhortación apostólica "Familiaris consortio" y de la creación del mismo Pontificio Consejo. 

     El cardenal Ennio Antonelli, presidente del Pontificio Consejo, destacó algunos temas que trata la "Familiaris consortio" y que resultan hoy de gran actualidad, entre ellos la centralidad de la familia en la nueva evangelización y en la pastoral parroquial y diocesana; y la vocación misionera de la familia "a vivir, irradiar y manifestar en el mundo el amor y la presencia de Cristo, a convertirse en un gran signo de credibilidad del Evangelio mediante el servicio recíproco, la procreación generosa y responsable, el cuidado y la educación de los hijos, el esfuerzo en el trabajo, la atención a los pobres y necesitados, la oración en casa, la participación en la misa y en las actividades eclesiales, y el compromiso en la sociedad civil". 

     Monseñor Jean Laffitte, secretario del Pontificio Consejo para la Familia, también expresó sobre la "Familiaris consortio", documento en el que el beato Juan Pablo II advertía de "la necesidad de ayudar a la sociedad de los hombres a redescubrir los verdaderos valores de la familia en un tiempo de crisis moral". Para el beato, no era posible considerar la familia sin relación al amor conyugal. "Parece algo obvio -dijo Mons. Laffitte-, pero las legislaciones hacen hoy jurídicamente legítimos modelos alternativos de familia que la separan de su raíz más profunda, esto es, el amor de un hombre y una mujer ligados por una unión indisoluble". 

     Desde una perspectiva cristiana, -continuó monseñor Laffitte- "encontramos nuevas dificultades: el proyecto de casarse por la Iglesia a menudo no está integrado en una vida de fe activa; con ello falta la conciencia de la santidad del matrimonio cristiano. Hoy, más que nunca, la pastoral conyugal y familiar exige una preparación seria y profunda".

 Así, a los bautizados no practicantes se les podría proponer "un breve camino de formación sistemática que incluya una introducción a la lectura de la Palabra de Dios, una transmisión de los fundamentos de la fe cristiana, una iniciación a la vida sacramental insistiendo especialmente en los sacramentos del matrimonio, la eucaristía y la reconciliación". 

La Asamblea comenzará con una solemne concelebración eucarística en el altar del beato Juan Pablo II en la basílica de San Pedro: "Deseamos rendir un homenaje especial al Papa que a menudo se autodefinió como el Papa de las familias. Rezaremos para que el beato interceda ante el Señor por todas las familias del mundo", expresaron los organizadores, explicó el padre Gianfranco Grieco, sub secretario del Pontificio Consejo, y señaló que los trabajos de la asamblea plenaria se podrán seguir a través del sitio en internet del dicasterio.

Los comentarios están cerrados.