El padre John Baptisy Nguyen Dinh Thuc, de Dong Tram, en Vietnam, sufrió un cruel ataque por parte de oficiales no uniformados y desconocidos aparentemente contratados cuando se disponía a celebrar la Eucaristía en una capilla en la provicia de Nghe An, ubicada a 30 kilómetros de su parroquia y en la cual sirve a unos 300 católicos de la localidad. Los fieles que intentaron defenderlo fueron atacados brutalmente.
Los hechos de violencia contra católicos son comunes en Vietnam. En la imagen, el Obispo de Kontum, Mons. Michael Hoang Duc Oanh, examina las heridas de un sacerdote atacado en febrero del presente año. "Cuando llegué al lugar, a las 2:30 p.m., los oficiales impidieron que entrara a la capilla y me golpearon", manifestó el sacerdote a UCANews, quien añadió que unos 20 feligreses fueron víctimas del ataque. "Una mujer fue herida gravemente en la cabeza y recibe tratamiento en un hospital en Hanoi", denunció el P. Dihn Thuc. Esta mujer fue identificada como Maria Ngo Thi Thanh y padece una fractura en su cráneo, según informó Asia News.
Al conocer el ataque, cientos de católicos de las áreas vecinas se dirigieron al lugar y junto con la comunidad local establecieron una guardia de unas dos mil personas que protegieron al sacerdote durante la celebración de la Eucaristía, que finalmente se llevó a cabo a las cuatro de la tarde.
"Continuaré visitando la capilla y realizando actividades pastorales para las personas de la comunidad la próxima semana, por el bien de los católicos", anunció el P. Dihn Thuc, quien ha ejercido su ministerio en ese lugar, bajo amenazas, desde hace seis meses.
Los católicos del lugar reportaron que durante las semanas anteriores un vehículo recorrió el sitio difundiendo mensajes contra los fieles y el clero, acusándolos de "celebrar ilegalmente la Misa". Los fieles denunciaron a Asia News que "las autoridades no conocen (o dicen no conocer) las leyes que protegen la libertad religiosa en Vietnam". También expresaron que el hecho constituye una grave violación de los derechos humanos.
Los fieles católicos protestaron frente a las oficinas del Comité de Gentes del distrito de Con Cuong para exigir al secretario del partido poner fin a los ataques y respetar el principio de libertad religiosa. El antecedente más grave de este hecho fue un atentado realizado en noviembre de 2011, cuando un artefacto explosivo casero fue activado junto a la puerta de la capilla y ocasionó daños en el techo, las ventanas y el suelo.
Con información de de UCA News y Asia News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *