Brazil: habla el Episcopado por la muerta violenta de Sor Dorothy Stang

Agencia Fides) – «La muerte de Sor Dorothy, que se ha producido en coincidencia con el inicio de la Cuaresma y el lanzamiento de la Campaña de Fraternidad sobre el tema «Solidaridad y Paz», confirma la urgencia de una seria reflexión nacional sobre las causas de la violencia y sobre los modos de superarla; pone en evidencia la necesidad de profundizar en la solidaridad social en Brasil, por medio de políticas públicas que promuevan el respeto de la dignidad y los derechos esenciales de toda persona humana y aseguren la justicia y la paz para todos. Además pone en evidencia la importancia de desarmar las manos y los espíritus, sin sucumbir a las intimidaciones, en un esfuerzo paciente por promover una verdadera cultura de la paz». Es cuánto se lee en el Mensaje de la Presidencia de la Conferencia Nacional de Obispos Brasileños (CNBB) ante el brutal asesinato de Sor Dorothy Stang, religiosa de la Congregación de las Hermanas de Notre Dame, ocurrida a las 9 horas del sábado 12 de febrero, en Anapú, suroeste del Estado de Parà (Brasil). El documento de la CNBB expresa el dolor y el repudio de los Obispos por este crimen feroz, además de la solidaridad hacia los parientes y la familia religiosa de Sor Dorothy, señalando que este vil asesinato saca a la luz, de manera trágica, el tema de la violencia y la urgencia de buscar soluciones a cuestiones sociales antiguas y graves como una verdadera reforma agraria, la demarcación de las tierras indígenas, la presencia efectiva de autoridades públicas en las nuevas áreas de ocupación de las tierras y la atenta vigilancia para que la ley sea respetada. Al cierre de su mensaje, los Obispos subrayan que «la violencia no será nunca capaz de construir una sociedad de paz», sino sólo la cultura de la solidaridad, del respeto y de la justicia podrá construirla. Luego desean que el sacrificio de Sor Dorothy no sea inútil, sino que su ejemplo continúe siendo una espuela para todos los que se dedican a los pobres, a los pequeños, a los excluidos y a los inermes, para todos los que creen en la fuerza de la verdad y del amor.»

Los comentarios están cerrados.