Cambios litúrgicos en Estados Unidos

Los mayores cambios en la liturgia de la misa católica en inglés en más de cuatro décadas entraron el Domingo en efecto en Estados Unidos donde la Conferencia de Obispos ha adoptado traducciones del latín que se aproximan más al Misal Romano.
Durante meses las parroquias en Estados Unidos han estado preparando a sus comunidades para los cambios de liturgia que entraron en efecto el Primer Domingo de Adviento, y que incluyen plegarias del sacerdote y respuestas de la comunidad con términos distintos a los usados por décadas.
«El lenguaje de la oración debería ser evocativo, expresándose en términos de imágenes», según explicó el padre Rick Hilgartner, director ejecutivo de Oficio Divino en la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.
«Hemos retornado a una traducción más acertada del latín en el Misal Romano», dijo el sacerdote.
La liturgia católica no había tenido cambios tan profundos para los 280 millones fieles de habla inglesa en todo el mundo desde el Concilio Vaticano II en 1965.
Con más de 60 millones de miembros, la Iglesia Católica es la mayor denominación cristiana en Estados Unidos.
Los cambios introducidos por el Concilio Vaticano II fueron profundos: el sacerdote empezó a hablar en los idiomas vernáculos y de celebrar también de cara a la asamblea, y se añadieron lecturas del Antiguo Testamento en la Liturgia de la Palabra.
Uno de los ejemplos es el intercambio entre sacerdote y feligresía que comienza con el celebrante diciendo «El Señor esté con vosotros» y que hasta ahora se respondía con «Y contigo». A partir de hoy la respuesta será «Y tambien con tu espíritu».

La nueva respuesta está más próxima al original en latín «et cum spiritu tuo». No hay muchos cambios en la liturgia en español, francés o alemán que ya usaban la palabra «espíritu» en este responso.
La oración de penitencia tras la confesión ahora contiene la frase «por mi culpa, por mí culpa, por mi grandísima culpa» que no aparecía en la versión en inglés anterior y traduce directamente del latín «mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa».
La versión en inglés del Credo declaraba la divinidad de Jesús Cristo con la frase «uno con el Padre», y ahora dice «consustancial con el Padre».
La mayoría de los cambios de lenguaje en la liturgia en inglés se refiere a los sacerdotes y aproximadamente el 15 por ciento a lo que dicen los fieles  durante la misa.

Los comentarios están cerrados.