Campaña de solidaridad con damnificados

La Paz, Bolivia.-  Los Obispos alientan a los damnificados a no perder la esperanza, señalando la cercanía del Señor en esta época de Cuaresma y exhortan a los fieles y las fuerzas vivas de la  Iglesia Católica  a participar activamente en la campaña de solidaridad.
Con el fin de recaudar fondos, tanto para la ayuda inmediata como para  el apoyo en la reconstrucción, Caritas Bolivia abrió la cuenta 201-5035147-02 en el Banco de Crédito para recibir aportes en moneda nacional.
"Lamentamos las pérdidas" que sufren las miles de familias afectadas por las riadas en el territorio nacional, señaló el Secretario General Adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana  (CEB), monseñor Eugenio Scarpellini, al anunciar el inicio de la campaña.
  
La Secretaría General de la CEB "expresa su cercanía y caridad con las personas y familias damnificadas por las inundaciones y deslizamientos de tierras en Bolivia, de manera particular con los afectados en el departamento de Pando", señala el comunicado de los pastores episcopales.
 
Señalando el Evangelio, los Obispos remarcan: "Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras", exhortando a los fieles a brindar apoyo a quienes sufrieron la pérdida de sus bienes a causa de las lluvias y el desborde de los ríos.
La Campaña Nacional de Solidaridad con los damnificados también abarca acciones de recolección de dinero y vituallas, además de visitar a los damnificados, como expresión efectiva de "la caridad cristiana y el valor de la fraternidad, tan arraigados en los bolivianos", señalan los pastores episcopales. 
Monseñor Scarpellini indicó que la Pastoral Social Caritas Boliviana y las Pastorales Sociales Caritas jurisdiccionales son las responsables de la distribución y también "serán las encargadas de animar estos esfuerzos de solidaridad y atención a los damnificados", agrega el comunicado.
Los desastres "nos llevan a tomar conciencia de la vulnerabilidad que todavía tiene Bolivia a los fenómenos naturales adversos y la importancia de seguir trabajando desde los diferentes niveles de Gobierno y la misma sociedad, en acciones de prevención, gestión de riesgos y mitigación del cambio climático y sus eventos destructivos".
 
Expresando la confianza en la "respuesta solidaria de la comunidad católica y las personas de buena voluntad, exhortamos a todos los fieles a vivir momentos de oración en las jurisdicciones eclesiásticas, parroquias, comunidades eclesiales y movimientos".
Los Obispos encomiendan el país al Dios de la Vida  y ruegan la intercesión de la Virgen María, invocada con especial veneración por nuestro pueblo, "en estos difíciles momentos". 

Los comentarios están cerrados.