Dios me ha dado un madre y un padre más dignos del cielo que de la tierra”, dijo una vez santa Teresita del Niño Jesús hablando de sus padres