El Señor guarda tus entradas y salidas.

Cada día hemos de pedir perdón, porque cada día hemos ofendido. Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores San Agustín, obispo y doctor de la Iglesia Sermón 256,1-3 Cantemos aquí el Aleluya, aun en medio de nuestras dificultades, para que podamos luego cantarlo allá, estando ya seguros....

Sigue leyendo