La reacción de quienes se llaman católicos pero desprecian el valor del Evangelio y las verdades y fundamentos de la familia.

 

Ante las reacciones por el  documento donde la Santa Sede defiende la familia creada por Dios.


 

 


Las reacciones contrarias a la moral católica por parte de obispos y sacerdotes centroeuropeos, expresión de problemas que vienen de muy atrás, según explica el padre Santiago Martín, que califica como «catoprotestantes» a quienes niegan la doctrina de la Iglesia para sustituirla por su propia opinión personal.

 

Fuente: Religión en Libertad