Concluyó en México el XVII Encuentro Mariano

Concluye en Cancún, México, el XVII Encuentro Mariano con consagración al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María
(Gaudium Press) Concluyó en Cancún, estado de Quintana Roo, México, el pasado 8 de octubre, el XVII Encuentro Mariano con consagración al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María. El Encuentro Mariano juvenil, realizado en la Prelatura de Cancún-Chetumal contó con la presencia de más de 4000 jóvenes.
El encuentro enfocado este año a la juventud, y con el lema «Cristo es joven… joven, ¡sé Cristo!», se realizó exitosamente con el fin de dar continuidad a la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid. Fueron 3000 los asistentes en la sala de congresos a los que se sumaron 1000 más que participaron de manera virtual.
Los temas tratados en este evento fueron enfocados a la problemática que vive la juventud mexicana hoy en día. Los exponentes abordaron problemas como la depresión, el suicidio, las adicciones, el aborto, la sexualidad, la homosexualidad, la violencia familiar, el bullying, etc.
La Solemne Celebración Eucarística de clausura fue presidida por el Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, que en su homilía resaltó el papel de la Virgen María, como «el camino y ejemplo a seguir».
Afirmó el Cardena Rivera que «la Iglesia reconoce que los jóvenes son un motivo de esperanza y que anidan en su corazón deseos de cosas nuevas, de abrir nuevos caminos, de transformar la sociedad, de rebeldía ante situaciones que les impide realizarse. Pero la Iglesia también les recuerda que esto solo es posible si se atreven a seguir al Señor, que es el Camino, la Verdad y la Vida; y les presenta la figura de María como el modelo de discípulo fiel, como Madre y Maestra que siguió apasionadamente a su Divino Hijo, fruto bendito de su vientre.»

Para finalizar, el Emmo. Cardenal Rivera recordó las palabras dichas por Ntra. Sra. De Guadalupe a San Juan Diego, en las que lo invitó a ponerse en sus maternales manos ante cualquier adversidad, cuando Ella dijo: «¿Qué no estoy yo aquí que soy tu madre? Palabras que llenan de confianza y fortaleza, y que incitó a los jóvenes participantes a tener siempre presentes.
Al terminar la Eucaristía, y en el marco del 37 aniversario de la constitución del Estado de Quintana Roo como estado libre y soberano de la federación, Mons. Pedro Pablo Elizondo, L.C., Obispo Prelado de Cancún-Chetumal consagró el estado, ubicado al sudeste de la República Mexicana, al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.
En el mensaje dirigido a los presentes en el Encuentro Mariano con motivo de esta consagración, Mons, Elizondo resaltó: «Al consagrarnos al Corazón de Jesús, juntos y unidos como hermanos, renovamos nuestro compromiso de corresponder a su amor y así trabajar duro por la paz del mundo y convertirnos en constructores y promotores de la cultura de la paz en nuestro corazón, en nuestros hogares, en nuestra ciudad y en nuestro querido estado de Quintana Roo.»
Y agregó: «Al consagrarnos al Inmaculado Corazón de María queremos expresar nuestro compromiso de vivir para el amor, sin divisiones, sin violencia en nuestras familias, buscando y encontrando en María Santísima el refugio, la protección y el consuelo de la madre más tierna y amorosa y el modelo más perfecto de humildad y obediencia a la voluntad del Padre y de entrega generosa y desinteresada a nuestros hermanos más necesitados.»
Mons. Elizondo concluyó su discurso deseando a los miembros de su comunidad ser instrumentos de paz, encendidos por el fuego del Espíritu Santo, trascendiendo las fronteras de su estado y su país.
Con información de la Prelatura Cancún-Chetumal y SIAME-Arquidiócesis de México

Los comentarios están cerrados.