Cuba: ramillete espiritual, regalo a Benedicto XVI

  Los católicos de la diócesis de Holguín han preparado para el Santo Padre Benedicto XVI un obsequio elaborado entre todos y que lleva una parte de todos: un ramillete espiritual de peticiones depositadas en un cofre de la más alta artesanía local. Este regalo será recibido por Su Santidad entre los obsequios que distintas diócesis le han preparado con motivo de su visita.
Según refiere la Agencia Zenit, el valioso cofre fue encargado al reconocido orfebre José Antonio Salomón Estefano y su hijo Jairo Salomón Barrios. En el objeto, realizado en los mejores materiales de la región, se reflejan las ideas que sacerdotes y agentes pastorales sugirieron a Monseñor Aranguren, Obispo de Holguín y que incluyen representaciones de las provincias cubanas, la peregrinación de la Virgen de la Caridad y la ubicación del Santuario.
Durante la entrega del cofre en el Obispado, el pasado 20 de marzo, el artista se refirió al significado de elaborar una obra para el Benedicto XVI. "Crear este cofre ha sido un reto y un honor. Hemos hecho otras obras de arte para presidentes y otras altas personalidades, pero esta es la más abarcadora porque será un obsequio para el Papa" afirmó José Antonio Salomón. "El Papa es el máximo representante de la Iglesia y de la religiosidad del pueblo".
A pesar del valor artístico y material del obsequio, su verdadero tesoro estará en el interior. Las necesidades del pueblo de esta diócesis cubana fueron recogidas en pequeños mensajes que expresan intenciones de las más variadas características.
Algunos de los mensajes refieren necesidades materiales: "Padre Santo, necesito un par de zapatos para la escuela. Mi numero es el 38", dice uno de los mensajes. Varios niños piden una bicicleta, mientras que un adulto pide "Que me de fuerza para terminar mi casa". Otros piden por las intenciones de sus familias: "Que tengamos salud y no nos falte el pan de cada día" o "por mi papá que está preso, para que venga rápido y que soporte"; "que al padre de mi nieta se le ablande el corazón"; "por los hermanos que se encuentran separados por diferencias políticas y sociales".
Las peticiones también expresan los deseos de cambio en el país, "que cese el sufrimiento"; "que todos nos llevemos como hermanos"; "que se logren los cambios anunciados y se disfrute de una mayor libertad y desenvolvimiento". Los fieles piden, además, gracias especiales para la Iglesia: "Que se le de más espacio"; que "los jóvenes encuentren a Dios y sean comprometidos con su comunidad".
Esas intenciones y necesidades de todo tipo, que expresan los variados deseos del pueblo cubano, constituyen la ofrenda que la diócesis de Holguín preparó para el Santo Padre. El obsequio recuerda la honestidad de San Lorenzo quien, al ser obligado a entregar los tesoros de la Iglesia al emperador Valeriano, reunió a todos los pobres que atendía con los aportes de los fieles y se los presentó. "Estos son los tesoros de la Iglesia", podría decir con orgullo hoy también la Iglesia de Cuba. Y el Santo Padre vino precisamente por ellos.
holguin-cartel-bienvenida-papa-f-cubadebate.jpg
Con información de ZENIT

Los comentarios están cerrados.