El Gran Secreto del Cónclave.

El gran secreto del Cónclave es que quién decide de verdad, sobre el futuro Papa, es …: el Espíritu Santo. Y los que de verdad influyen, en el Colegio Cardenalicio, no son los periodistas o los teólogos, sino los que rezan… (Por Marcela Chavarría Olarte-Encuentra.com) En este periodo de “Sede Vacante”, compartimos diez reflexiones sobre cuál es el papel de los católicos laicos en el proceso de la elección del Sumo Pontífice y después del mismo. 1. Ante todo ORAR con fe, por todos y cada uno de los cardenales electores, para que vivan una profunda espiritualidad que les permita realmente estar atentos a la voz de Dios, dejarse guiar con docilidad por el Espíritu Santo y ser sólo instrumentos para que brille la voluntad de Dios en la elección del nuevo Papa. Que superen toda tentación en este proceso. Que no sean influidos por los criterios humanos, sino que atiendan a la voluntad divina. 2. Hay que REZAR también ya, desde ahora por el futuro Papa que aún no conocemos, pero que Dios ya conoce. 3. Mantener la UNIDAD; evitar que los comentarios y fuerzas externas causen divisiones en la Iglesia. 4. EVITAR JUICIOS HUMANOS CALCULADORES; nadie está en posibilidad de conocer a fondo el perfil (sobre todo espiritual) de cada posible candidato, ni nos corresponde tampoco elegirlo. Este no es un proceso de votaciones políticas públicas, sino de apertura a la voz y a la voluntad de Dios. 5. ORIENTARNOS UNOS A OTROS; todos necesitamos apoyo para no dejarnos manipular por todo lo que sin fundamentos de Verdad y de Bien, se dice en los medios de comunicación. (continua en la extensión). 6. ABRIR NUESTO PENSAMIENTO Y NUESTRO CORAZÓN AL NUEVO PAPA: Nuestra inteligencia para conocerlo y escucharlo, y nuestra buena voluntad para dejarnos guiar. 7. APOYAR al nuevo Papa… Será el vicario de Cristo, el sucesor de Pedro, nuestro Pastor. 8. EVITAR COMPARACIONES del nuevo Papa con Juan Pablo II. Cada uno es único e irrepetible como lo es toda persona humana. Pues de otra manera, pasarán años y la sombra de las comparaciones impedirá descubrir esta nueva etapa de pontificado. 9. DEFENDER con pensamiento, palabra y acción a la Iglesia que formamos todos, y al Sumo Pontífice de la misma. No permitir pasivamente críticas infundadas, comentarios desorientadores para la gente y menos aún calumnias. Es tiempo de hablar y de actuar ante cualquier público (“No tengáis miedo”). 10. CONFIAR EN DIOS… que sólo en Él está la seguridad completa. Encuentra.com

Los comentarios están cerrados.