El Papa Benedicto XVI delegará las beatificaciones.

Ciudad del Vaticano. El Papa Benedicto XVI no presidirá la ceremonia de beatificaciones del sábado 14 de mayo en el Vaticano, retomando una tradición interrumpida en 1971, cuando Pablo VI decidió oficiar estas ceremonias, al igual que su sucesor Juan Pablo II. El anuncio de que Joseph Ratzinger no presidirá las beatificaciones del sábado lo hizo el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, que precisó que no se trata de una «novedad absoluta», sino de la recuperación de una «tradición de siglos, que se mantuvo hasta 1971». Hasta ese año, los papas no presidían ceremonias de beatificaciones, ni siquiera cuando se celebraban en San Pedro. El rito, precisó Saraiva, lo presidía un obispo o un purpurado, delegado del Pontífice. Juan Pablo II, en 26 años y medio de pontificado, beatificó a más de 1.300 siervos de Dios. Pablo VI fue el primero en romper la norma. Ahora, Benedicto XVI ha querido volver a la tradición y la ceremonia de beatificaciones del 14 de mayo la oficiará en su nombre el cardenal Saraiva Martins. Las nuevas beatas son las religiosas Ascensión del Corazón de Jesús (1868-1940, española) y María Ana Barbara Cope (1838-1918, estadounidense).

Los comentarios están cerrados.