El Papa Benedicto XVI reafirma la actualidad del Concilio Vaticano II

Durante el ángelus dominical, el Papa Benedicto XVI recordó cinco documentos firmados hace 40 años en la séptima sesión del Concilio Vaticano II e invitó a los fieles presentes a tener siempre vivo su espíritu. El Santo Padre exhortó a los presentes a “rezar junto con él para que la Virgen María ayude a todos los creyentes en Cristo a tener siempre vivo el espíritu del Concilio Vaticano II, para contribuir a instaurar en el mundo aquella fraternidad universal que responde a la voluntad de Dios sobre el hombre, creado a imagen de Dios”. En sus palabras iniciales hizo referencia a “cinco documentos que el Siervo de Dios Papa Pablo VI y los Padres conciliares firmaron. Ellos son: el Decreto Christus Domininus, sobre los obispos; el Decreto Perfectae caritatis, sobre la renovación de la vida religiosa; el Decreto Optatam totius, sobre la formación sacerdotal; la Declaración Gravissimum educationis, sobre la educación cristiana; y, finalmente, la Declaración Nostra Aetate, sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas”. Asimismo, recordó que “los temas de la formación de los sacerdotes, de la vida consagrada y del ministerio episcopal han sido objeto de tres Asambleas Ordinarias del Sínodo de los Obispos, las cuales han tomado y profundizado ampliamente las enseñanzas del Vaticano II”. “Desde siempre -continuó haciendo referencia al documento sobre la educación- la Iglesia está comprometida en la educación de la juventud, a la cual en Concilio le reconoció una ‘extrema importancia’ tanto para la vida del hombre como para el progreso social”.

Los comentarios están cerrados.