El Papa visita el Museo dedicado a Juan Pablo II.

El Papa Benedicto XVI visitó en la tarde de hoy por sorpresa el Museo dedicado a Juan Pablo II en la pequeña localidad italiana de Les Combes, en el Valle de Aosta, donde solía veranear Karol Wojtyla y el mismo lugar donde el actual Pontífice está disfrutando desde el lunes de unas vacaciones. El Papa, que esta mañana ha celebrado el Ángelus delante del chalet donde reside, ha descendido andando al pueblo, compuesto por una decena de casas, para visitar el museo dedicado a Wojtyla. El acceso a la zona ha sido acordonado por la policía para permitir una visita tranquila al Pontífice. Esta mañana, el Papa recordó cómo en estas montañas reside aún el espíritu del amado Juan Pablo II y por la tarde ha querido visitar el museo que recuerda los 10 años de vacaciones que Karol Wojtyla realizó durante su pontificado en la misma casa en la que ahora se aloja Benedicto XVI. El guardián de la casa museo Juan Pablo II» de Les Combes, a medio kilómetro del chalet en el que se aloja Benedicto XVI, ya había expresado su deseo de que el Papa visitase el museo, que fue inaugurado el 3 de agosto de 1996 y que es visitado por cerca de mil personas durante el verano. Durante su visita, Benedicto XVI ha saludado a todos los habitantes del pueblo que se habían reunido para poder saludarle y a los turistas y después de la visita al museo ha entrado en una pequeña capilla de montaña, que se encuentra frente al museo, y tras un minuto de recogimiento ha vuelto, siempre andando, a su residencia. Los hombres de la seguridad habían preparado el vehículo para transportar al Papa pero el mismo Pontífice ha preferido dar un paseo hasta el pueblo. El alcalde de Introd, a la que pertenece Les Combes, OsvaldoNaudin, ha explicado que durante la visita al museo, Benedicto XVI observado todo «con mucha atención e interés».

Los comentarios están cerrados.