Arzobispo Mokrzycki de Lviv: «haz con nosotros la novena al Inmaculado Corazón de María»


El prelado ucraniano, ex secretario de Juan Pablo II, invita al mundo a participar de la novena previa a la consagración de Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María.
Comenzará el 17 de marzo

Arzobispo Mokrzycki de Lviv: «haz con nosotros la novena al Inmaculado Corazón de María»


El prelado ucraniano, exsecretario de Juan Pablo II, invita al mundo a participar de la novena previa a la consagración de Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María

Los católicos ucranianos comenzarán una novena para prepararse para la consagración de Ucrania y Rusia el 25 de marzo, una decisión importante del Papa Francisco luego de las apremiantes solicitudes de los pastores de la iglesia en Ucrania.

“Estamos muy contentos de que el Santo Padre haya respondido positivamente a la solicitud de los obispos de la Iglesia católica latina, de todos sus sacerdotes y de todo su pueblo”, dijo el arzobispo Mieczysław Mokrzycki de Lviv, Ucrania, en una entrevista con Aci Group.

“Para esta ceremonia queremos preparar a nuestro pueblo con una novena que comenzará el 17 de marzo”, agregó. “Llamamos a todos los cristianos de Ucrania a participar en esta novena y estaríamos muy agradecidos si toda la Iglesia en el mundo se uniera a nosotros en oración por esta intención”.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede anunció el 15 de marzo que el Papa consagrará Rusia y Ucrania al Inmaculado Corazón de María el 25 de marzo.

Don Mietek, como es conocido por todos en el Vaticano, el arzobispo Mokrzycki explicó qué llevó al Papa Francisco a tomar esta decisión, muy ligada a las apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima, Portugal, en 1917.

“En esta dolorosa y difícil situación de guerra, continuamos orando, celebrando la Santa Misa, adorando al Santísimo Sacramento, ayunando y ofreciendo nuestros sufrimientos pidiendo la misericordia de Dios. Nos unía todo el mundo en esto, pero ver que la guerra continúe”, dijo Mokrzyck.

“Así recordamos a Nuestra Señora de Fátima, quien en 1917 dijo que el fin de la guerra llegaría si el Santo Padre y los Obispos consagraban Rusia a su Inmaculado Corazón, ofreciendo los primeros sábados de cada mes y rezando el Santo Rosario. Así que le pedimos al Santo Padre que volviera a satisfacer esa petición”, explicó.

«Este era nuestro deseo, esta era la voz de todo el pueblo ucraniano», dijo Mokrzyck. “Nosotros como obispos de rito latino, en nuestra conferencia episcopal, acudimos al Santo Padre, le enviamos una carta con este grito porque todavía tenemos la esperanza de que esta guerra termine pronto.

“Gracias a la visita del cardenal Krajewski, donante de limosnas del Papa, pudimos repetirle este llamado cuando vino a visitarnos. Insistimos en que informara de esta petición al Santo Padre”, prosiguió el arzobispo. Así nos regocijamos al conocer la noticia de la Consagración tras su regreso a Italia.

Providencialmente, en el mismo marco ha podido llegar a Ucrania la Virgen Peregrina (nº13), desde el Santuario de Fàtima (Portugal).

El 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación, al mismo tiempo que el Papa Francisco encabezará la ceremonia de consagración en Roma, Krajewski hará el mismo acto en Fátima. “Creemos que este acto será escuchado por Nuestra Señora y ella intercederá ante Dios por la paz en Ucrania”, dijo Mokrzycki.

“Alguien recordó que el Papa Juan Pablo II ya había confiado Rusia y el mundo entero al Inmaculado Corazón de María, y es verdad”, prosiguió. “Pero Nuestra Señora de Fátima en 1917 dijo que un tiempo de paz seguiría a la consagración. Ese tiempo de paz ya terminó, por lo que debemos repetir el acto de consagración de Rusia y Ucrania”, dijo.

“Todos los obispos católicos de Ucrania, tanto de rito latino como greco-católico, se unirán al Santo Padre en este acto de consagración, celebrándolo al mismo tiempo en nuestras catedrales e iglesias. Y esperamos que se nos unan muchos de nuestros hermanos obispos de todo el mundo”, dijo el arzobispo.