El Vaticano condena las caricaturas de Mahoma y violencia.

(Agencias) El Vaticano afirmó ayer que la libertad de pensamiento «no puede ofender el sentimiento de los creyentes de cualquier religión», al pronunciarse en contra de la publicación de caricaturas de Mahoma, que provocó reacciones generalizadas en el mundo islámico. «El derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, sancionado por la Declaración de los Derechos Humanos, no puede implicar el derecho de ofender el sentimiento religioso de los creyentes», dijo el vocero vaticano, Joaquín Navarro Valls. Navarro Valls subrayó que algunas «formas de protesta exasperadas o de burla denotan una falta de sensibilidad humana y pueden constituir una inadmisible provocación». «La convivencia humana exige luego un clima de mutuo respeto, para favorecer la paz entre los hombres y las naciones», agregó el portavoz. La Santa Sede precisó, sin embargo, que «las ofensas provocadas a una persona por órganos de prensa no pueden ser imputadas a las instituciones públicas del país». No obstante, sostuvo que las autoridades de esas naciones «podrán y tendrán que intervenir basadas en los principios de la legislación nacional».

Los comentarios están cerrados.