Episcopado Boliviano ante «Nuevo Currículo» escolar

Los obispos critican el plan de educación sexual que vulnera el derecho de los padres

 


La educación debe estar subordinada a la verdad, no a la manipulación ideológica

 

(Agencia Fides) – La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) está muy preocupada por los contenidos del «Nuevo Currículo» escolar ya que consideran que «atenta gravemente contra los pocos objetivos, resultados y esfuerzos realizados por las dos últimas administraciones escolares». Consideran que este currículo «no prioriza la calidad educativa y ha sido definido unilateralmente, sin contar con la aportación y reflexión de las instituciones que trabajan en educación».

Monseñor Fernando Bascopé, Obispo Auxiliar de la Diócesis de San Ignacio de Velasco y Obispo Presidente del Área de Educación de la CEB, junto con el Padre Diego Plá, Secretario General Adjunto de la CEB, y Jorge Fernández, Secretario Ejecutivo del Área de Educación de la CEB, explicaron ayer sus posturas durante una rueda de prensa con los trabajadores de los medios de comunicación.

En el mensaje presentado en esta ocasión, se subraya que las manifestaciones públicas de las federaciones de profesores y de padres «son una señal de que la cuestión no se ha resuelto bien». Las instituciones que también son partes interesadas, como las gobernaciones y los municipios, «no tienen clara la responsabilidad que deben asumir con este Nuevo Currículo» en cuestiones como el suministro de material técnico y escolar, y menos aún, en la construcción y mejora de las infraestructuras necesarias.

El área educativa del CEB también expresa su preocupación por la inclusión en los contenidos curriculares de temas propios del núcleo familiar, relativos a los derechos fundamentales, «que, tratados sin un adecuado contexto familiar, afectivo y emocional, sólo producen confusión y desorientación». Es el caso de los contenidos de «Educación Sexual Integral» presentes en todos los currículos educativos, desde el inicial hasta el secundario. Esta determinación en el plan de estudios viola de forma preocupante el derecho y la responsabilidad de los padres de educar a sus hijos en el amor a la vida. Y opta por la construcción de una sociedad despersonalizada y utilitaria con fines profundamente individualizados».

Los representantes de la Iglesia católica no pueden permanecer como observadores de este proceso que afecta profundamente a las familias y a la sociedad, por lo que piden al Ministerio de Educación «que revise y atienda las peticiones que ya han realizado profesores y padres». También animan a padres, profesores y alumnos, «a tener sentido crítico, basado en principios y valores, no en imposiciones ideológicas», «porque la educación debe estar subordinada a la verdad y no a la manipulación ideológica».

 

Los comentarios están cerrados.