Esclavitud en el siglo XXI

(Agencia Fides) – Cada año, aproximadamente 4 millones de personas son víctimas de la trata de seres humanos en todo el mundo, más de 1 millón son niños y niñas involucrados. La mayoría, alrededor del 90% son mujeres y niñas destinadas a la industria del sexo (prostitución, pornografía, etc.), esclavitud o matrimonios forzados.
En el estado de Jharkhand, en India, la situación es igualmente alarmante, con lo que muchas niñas se ven obligadas a vivir en condiciones de semi-esclavitud, u obligados a prostituirse. Se trata de una zona donde la mayoría de las familias viven en extrema pobreza, lo que favorece la proliferación de las mafias que se aprovechan de la vulnerabilidad y la inocencia de las jóvenes, engañándolas y afreciéndolas la falsa esperanza de encontrar trabajo en las grandes ciudades . 74% de estas niñas abandonan los estudios antes de terminar la escuela secundaria, y muchas de ellas tratan de escapar de la violencia doméstica.

Alarmados por el aumento de casos de trata y explotación de los niños más pobres en el Estado de Jharkhand, y después de un estudio realizado por el Departamento de Psicología, del Colegio de Mujeres de Ranchi sobre la trata de mujeres, los servicios sociales de Ranchi se están comprometiendo para que los más vulnerables, especialmente las niñas y las mujeres que más lo necesitan, adquieran un mínimo de autoestima, reduzcan su dependencia económica y mejoren la calidad de la asistencia sanitaria.
A través de este proyecto, apoyado por la ONG católica española Manos Unidas, se intenta aumentar el nivel de conciencia sobre el problema de la trata de personas y reducir el número de niñas que abandonan la escuela. En la actualidad se benefician de este programa alrededor de mil niñas y adolescentes. El tráfico de seres humanos cada año trae unos «beneficios» de más de 30 mil millones de dólares. En los últimos 30 años, más de 30 millones de mujeres, niñas y niños han sido víctimas de este grave problema en Asia, con el único propósito de explotación sexual. (AP)

Los comentarios están cerrados.