España a la hora de votar…

En una nota publicada con motivo de las próximas elecciones generales que tendrán lugar en España, la Conferencia Episcopal Española (CEE) asegura que “las decisiones políticas deben ser morales y justas, no sólo consensuadas o eficaces” y llama la atención sobre “el peligro que suponen determinadas opciones legislativas que no tutelan adecuadamente el derecho fundamental a la vida de cada ser humano”. 

La nota de la Conferencia Episcopal publicada hoy busca dar una serie de claves para que los católicos reflexionen antes de depositar su voto en las urnas.

Los obispos españoles aseguran que es su “obligación de pastores de la Iglesia orientar el discernimiento moral para la justa toma de decisiones que afectan a la realización del bien común y al reconocimiento y la tutela de los derechos fundamentales, como es el caso de las elecciones generales“.

Tras recordar el reciente discurso del Papa en el parlamento alemán, los prelados explican que hacen sus consideraciones “desde ese horizonte de los fundamentos prepolíticos del derecho, sin entrar en opciones de partido y sin pretender imponer a nadie ningún programa político“.

La nota afirma que “las decisiones políticas deben ser morales y justas, no sólo consensuadas o eficaces; por tanto, deben fundamentarse en la razón acorde con la naturaleza del ser humano. No es cierto que las disposiciones legales sean siempre morales y justas por el mero hecho de que emanen de organismos políticamente legítimos“.

Aborto y matrimonio homosexual
Los obispos llaman de nuevo la atención “sobre el peligro que suponen determinadas opciones legislativas que no tutelan adecuadamente el derecho fundamental a la vida de cada ser humano, desde su concepción hasta su muerte natural, o que incluso llegan a tratar como un derecho lo que en realidad constituye un atentado contra el derecho a la vida“.

Igualmente consideran que “son también peligrosos y nocivos para el bien común ordenamientos legales que no reconocen al matrimonio en su ser propio y específico, en cuanto unión firme de un varón y una mujer ordenada al bien de los esposos y de los hijos“ y piden nuevas iniciativas legislativas encaminadas a defender el derecho a la vida y la tutela de la institución familiar.

Crisis económica
La Conferencia Episcopal señala que “la grave crisis económica actual reclama políticas sociales y económicas responsables y promotoras de la dignidad de las personas, que propicien el trabajo para todos“ y asegura que “son necesarias políticas que favorezcan la libre iniciativa social en la producción y que incentiven el trabajo bien hecho, así como una justa distribución de las rentas; que corrijan los errores y desvíos cometidos en la administración de la hacienda pública y en las finanzas; que atiendan a las necesidades de los más vulnerables, como son los ancianos, los enfermos y los inmigrantes“.

Educación
La Iglesia en España advierte que se deben “evitar imposiciones ideológicas del Estado que lesionen el derecho de los padres a elegir la educación filosófica, moral y religiosa que deseen para sus hijos“ y explican que “la presencia de la enseñanza de la religión y moral católica en la escuela estatal – como asignatura fundamental opcional – es un modo de asegurar los derechos de la sociedad y de los padres“.

Unidad de España, terrorismo y nacionalismos
Los obispos recuerdan “de nuevo que se reconoce la legitimidad moral de los nacionalismos o regionalismos que, por métodos pacíficos, desean una nueva configuración de la unidad del Estado español“, pero también certifican que “es necesario tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo“.

Además advierten que “una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, dado que el terrorismo es una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión justa y razonable de la vida“.

Los prelados españoles concluyen su nota pidiendo “al Señor de la paz y a su Madre santísima que iluminen a quienes vamos a votar, para que lo hagamos de manera verdaderamente libre y responsable“.

Los comentarios están cerrados.