Exequias de Monseñor Hernández Hurtado

Guadalajara, Mexico (FD).- En medio de las celebraciones del Congreso Eucarístico Internacional, se agregó la súplica por el alma del Primer Obispo de Tapachula, Monseñor Adolfo Hernández Hurtado, quién falleció en Guadalajara, Jalisco, la madrugada del viernes, a la edad de 84 años, a consecuencia de una afectación respiratoria. «Hemos guardado silencio porque lo extrañaremos mucho, pero nos regocijamos porque desde ayer está ante el Señor», dijo el Secretario Canciller de la Diócesis de Tapachula, Jorge Ignacio Valenti Dávila. Sus restos fueron sepultados hoy sábado en la Catedral de Guadalajara. Durante ésta semana, en Tapachula habrá una serie de actividades para rogar el eterno descanso de Monseñor Hernández Hurtado, quien estaba recluido desde hace varios años en el albergue Trinitario para sacerdotes enfermos y ancianos en la Perla Tapatía. En 1958 el Papa P¡o XII -«El Papa bueno», como era conocido- lo eligió como Primer Obispo de Tapachula -cuando él tenía apenas los 37 años de edad- en una Diócesis en la que fundó el Seminario Menor e inició la construcción de la Catedral, obra que no le tocó concluir porque fue enviado en 1970 a la Diócesis de Zamora, Michoacán, donde permaneció por cuatro años.

Los comentarios están cerrados.