Francia no aprueba matrimonios gay

El Consejo Constitucional francés, órgano que tutela la constitucionalidad de las leyes, decidió que la prohibición del matrimonio entre dos personas del mismo sexo no viola la Constitución del país, y solo el Parlamento puede decidir un cambio en la legislación.

Los nueve «sabios» que componen el Consejo recordaron que para la ley francesa (artículos 75 y 144 del Código Civil), el matrimonio es la unión de un hombre y de una mujer.

Además el órgano francés indicó que el legislador, «en el ejercicio de su competencia, estimó que la diferencia de situación entre las parejas del mismo sexo y las parejas compuestas por un hombre y una mujer podría justificar una diferencia de trato en cuanto a las reglas de derecho de familia».

«No corresponde al Consejo Constitucional substituir su apreciación (la del legislador) a la hora de tener en cuenta esta diferencia de situación», explicó refiriéndose al Parlamento. 

Los “sabios” observan, por otro lado, que los artículos 75 y 144 del Código Civil no obstaculizan la libertad de las parejas homosexuales de vivir en concubinato o beneficiarse del marco jurídico que ofrece el PACS. Además “el derecho a tener una vida familiar normal no implica un derecho a casarse para las parejas del mismo sexo”.

La resolución viene por el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por una pareja de hecho de lesbianas contra esos dos artículos por la falta de seguridad jurídica de sus cuatro hijos. Corinne Cestino y Sophie Hasslauer, que viven juntas desde hace 14 años, creen que el matrimonio «es la única solución para proteger a sus hijos, poder compartir la autoridad parental, regular los problemas de herencia y custodia ante el eventual fallecimiento de una de las dos».

La sentencia decepcionÓ a la pareja demandante y amargÓ a las asociaciones pro derechos gay.

Christine Boutin, presidenta del Partido Cristiano-Democrático alabó la sentencia y habló de una “decisión que respeta nuestra tradición jurídico-política. Quienes pensaron obtener satisfacción a través de la multiplicación de pequeños procedimientos, encuentran hoy la respuesta: en Francia, el derecho no es el objeto de tal o cual lobby”.

También el Collectif pour l’Enfant expresó su satisfacción por la sentencia. “Si en nombre de la libertad individual se autoriza a las personas a casarse con una persona del mismo sexo, ¿por qué razón se podría mantener la prohibición relativa a la poligamia? Esto sería discriminatorio hacia todas las personas que se aman”, dijo la portavoz del organismo.

El matrimonio homosexual está permitido en Europa en Bélgica, Países Bajos, Noruega, Suecia y España. En el resto del mundo, es legal en Sudáfrica, Argentina, Canadá y algunos estados de los Estados Unidos.

Aica.org

Los comentarios están cerrados.