Gota de sangre de Juan Pablo II en Parroquia Argentina

La Parroquia Católica "San Bernardo" de la Diócesis de San Roque posee a partir del sábado, una gota de sangre del papa Juan Pablo II, que será entronizada en el altar, enmarcado el acto con una solemne misa en la que estará presente el Obispo Hugo Barbaro y sacerdotes de la región, además de una gran cantidad de fieles que vivenciarán este momento histórico que fue definido como “un compromiso con nuestra fe” por el reverendo Kliche.
 
En el mes de noviembre pasado, el reverendo Ireneo Kliche, que hace unos siete años está al servicio en la Argentina, iniciando en Castelli y ahora en San Bernardo, viajó a su Polonia natal donde reside su familia. Además de los menesteres del viaje y cuestiones personales que atendió, tuvo un contacto con quien fuera el secretario privado de Karol Wojtyla, el Papa Juan Pablo II.
En el encuentro con Estanislado Dziwisz, secretario privado de ese ser tan carismático, le solicitó poder obtener una reliquia del Papa, a lo que Dziwisz accedió, otorgándole una gota de sangre de Juan Pablo II que será entronizada en la Iglesia se San Bernardo este sábado 25 de Agosto, donde se espera la presencia para la Santa Misa, del obispo Hugo Barbaro y sacerdotes de la región que dirigirán el acto litúrgico donde también se espera mucha congregación de fieles, por la alta emotividad del acto.
El padre Ireneo Kliche sostuvo para este medio “es un gran honor poder contar en nuestra Iglesia con esta reliquia de quien fue un ser tan especial como Juan Pablo II y espero que sirva a los fieles como mensaje de paz para acercarnos cada vez mas y parecernos a Jesús”. En cuanto a su sentimiento como polaco y sacerdote, no puede ocultar la emoción del momento, ya que Juan Pablo II es su compatriota y fue a la postre uno de los mensajeros de paz y dotado de un carisma y aprecio popular quizá más grande de la historia de los prelados del Vaticano.
“Tener un poquito de Juan Pablo II entronizado en nuestra Iglesia es un alto honor, pero también es un compromiso, de crecer en la fe, buscando asemejarnos cada vez más a Jesús, ya que lo recordamos como un Papa muy especial, por su carisma, por su fe, por sus viajes, por sus encíclicas”, expresó el padre Ireneo, quien advierte que será un momento muy especial para la iglesia y seguramente la comunidad y la grey católica valorará la importancia de este momento que seguramente fue impensado para muchos que jamás hubiesen soñado contar con esta reliquia.

Los comentarios están cerrados.