Iglesia católica critica militarización en Venezuela

La Conferencia Episcopal de Venezuela emitió una declaración al terminar la asamblea de obispos de mitad de año, en la que exhorta a todos los sectores del país a superar la polarización política y buscar caminos de armonía. Además, los obispos rechazaron la imposición de criterios políticos, «bien sea por las mayorías, el manejo arbitrario del poder o las armas». La declaración dedicó un aparte especial a la violación de los derechos humanos y a los procesos judiciales a los que han sido sometidos varios dirigentes políticos disidentes, aún cuando el gobierno ha negado reiteradamente la existencia de presos políticos en el país. «Capítulo especial merece la situación de personas acusadas o detenidas por supuestos delitos políticos y la denuncia de que el modo de proceder en varios casos apunta a un afán de retaliación y de castigo a la disidencia», indica el documento, leído por el portavoz de la conferencia, el obispo José Angel Divasson. Agrega que «este conjunto de realidades, unido a un discurso belicista y a la militarización creciente del conjunto de la vida social generan y alimentan una atmósfera y una actitud de temor e inseguridad». «Por eso reiteramos el llamado a reforzar la seguridad ciudadana a proscribir la impunidad, a no tolerar los abusos de los cuerpos de seguridad, a no permitir que la justicia se partidice y a dar plena vigencia al mandato constitucional que establece claramente la primacía de lo civil en un Estado democrático de derecho», puntualiza. El manifiesto de la CEV expresó su preocupación sobre el clima de confrontación en el país y pidió a los todos los sectores buscar formas de entendimiento.

Los comentarios están cerrados.