(RV).- El Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes está participando en el Primer Seminario Internacional sobre los proyectos de inclusión de los gitanos de la etnia Rom en Europa Central y Oriental bajo el lema “Puertas abiertas” que se celebra en la ciudad de Eger, en Hungría, en el Colegio Arzobispal de Ciencias Religiosas, organizado conjuntamente por la Comisión para la pastoral de la etnia Rom de la Conferencia Episcopal Húngara y de “Renovabis”, una de las mayores organizaciones caritativas católicas en Alemania. 
Este 19 de junio el reverendo Gabriele Bentoglio, subsecretario del Dicasterio se refirió a las actividades de la Iglesia católica a favor de los Rom, subrayando que “el compromiso se traduce tanto en la asistencia estrechamente pastoral, que incluye todo aquello que interesa la dimensión espiritual, sacramental y litúrgica, así como el esfuerzo común para resolver graves cuestiones sociales, como aquellas relacionadas con la emergencia de alojamientos y de la formación escolar y profesional”. 
Bajo este perfil, el subsecretario del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, recuerda las competencias de su Dicasterio y de los Organismos eclesiales que se ocupan en particular de esta etnia gitana, de las actividades de las diócesis, de las parroquias, de los institutos religiosos y Movimientos eclesiales, pero también del compromiso del Dicasterio en la colaboración con Organismos internacionales.
 En su ponencia el reverendo Bentoglio se ha referido a las orientaciones para la pastoral de los Rom separados del Magisterio de Benedicto XVI, con alusión al discurso que Su Santidad Benedicto XVI les dirigió durante la audiencia del 11 de junio del año 2011, en el Vaticano.
En las últimas décadas, los Estados y las Organizaciones Internacionales, pero sobre todo las instituciones eclesiales, han mostrado atención sobre los Rom, especialmente a través de la búsqueda de nuevos itinerarios y métodos oportunos para mejorar su condición de vida, favorecer la integración y promover caminos de comunión, sin olvidar que han sido organizados encuentros de reflexión y se han emprendido iniciativas para detener algunos fenómenos negativos como el rechazo a los gitanos, que en Europa se difunde continuamente teniendo repercusiones en las estructuras sociales.
 En este sentido, para la Iglesia el camino de la integración implica esencialmente el reconocimiento de la dignidad y de la centralidad de todo ser humano, en condiciones de igualdad tanto en materia de derechos como deberes. (Patricia L. Jáuregui Romero – Radio Vaticano)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *