¡Pastor protestante a la carcel por criticar matrimonio homosexual!

Ake Green tiene 63 años y es pastor de Pingstkyrkan, una pequeña iglesia protestante en Borgholm, en la isla de Öland. Ahora debe elegir entre tres cárceles distintas en cuál arrepentirse de sus actos, de sus convicciones. Suecia ha calificado al pastor Green como un hombre peligroso. ¿Su crimen? Criticar el matrimonio homosexual, violando, según los jueces, la ley sobre la «discriminación». En un sermón pronunciado el pasado julio, el pastor explicó cómo el proyecto de ley sobre «uniones de hecho» homosexuales era contrario a los valores cristianos. Su abogado y los fieles de su comunidad defendieron al pastor con un pretexto fundamental: abogar por la libertad de expresión y de profesión religiosa que nos corresponden a cada uno. El famoso texto fue publicado en Ölands Bladet, el periódico local de la isla. El editor le cambió el título, llamándole:»acción diabólica contra la humanidad». Pero el lider protestante insiste en ser fiel a la verdad frente al matrimonio homosexual: «Estoy totalmente en contra. Estamos hablando de atentar contra el orden de la naturaleza. Al igual que con la adopción de niños. Los niños no ganan nada, no se benefician si viven con padres del mismo sexo. Se retuerce la realidad de la vida con este tipo de hechos.» Agregó el Pastor: «Mi intención fue, si es posible, despertar a la gente y hacerles ver qué es lo que está pasando con nuestra sociedad y con nuestros valores. Advertir de la inmoralidad y hacer ver a los señores que están en el poder la verdadera foto de la situación en la que vivimos.»

Los comentarios están cerrados.