Octubre es el mes dedicado a las Misiones. En este marco, el fin de semana del 23 y 24 próximo, se realizará la Colecta Mundial por las Misiones (DOMUND).
El lema de este año “Testigos misioneros como él, comprometidos con la vida” es una fuerte invitación a renovar nuestro compromiso misionero, según el ejemplo cercano del beato Juan Pablo II y nos recuerda que la Iglesia es misionera por naturaleza.
 La ayuda económica se realiza en todas las parroquias, colegios e instituciones católicas. 
Este debe ser considerado en todos los países como el mes de la misión universal. El penúltimo domingo de Octubre, proclamado  "Jornada Mundial de las Misiones"  constituye el punto culminante. En algunos países, como por ejemplo en la República Argentina, por ser el tercer domingo de Octubre el Día de la Madre, esta Jornada se anticipa para el 2º domingo. Esta Jornada se celebrará en todas las Iglesias locales como fiesta de la catolicidad y de la solidaridad universal. Este día, los cristianos del mundo entero tomarán conciencia de su responsabilidad común frente a la evangelización del mundo. "Los Obispos y las Conferencias Episcopales elaborarán invocaciones especiales por las misiones, que se añadirán a la oración de los fieles durante la Misa" (Estatutos de las OMP 11, Motu Proprio "Ecclesiae Sanctae" III, 3) 
La Jornada Misionera Mundial, orientada a sensibilizar sobre el problema misionero, así como a recoger donativos, es una cita importante en la vida de la Iglesia, porque enseña cómo se ha de dar: en la celebración eucarística, esto es, como ofrenda a Dios, y para todas las misiones del mundo (RM 81).
La finalidad fundamental de esta Jornada es dar a conocer la actividad misional de la Iglesia, en su más amplio sentido, tanto evangelizador como de desarrollo y promoción humana. 
A esta jornada se la conoce popularmente con el nombre de DOMUND, término acuñado en 1943 por  Monseñor Ángel Sagarminaga, primer Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en España, quien guiado por su imaginación y su sentido de animación misionera, unió las dos sílabas iniciales de las palabras Domingo Mundial y lanzó a la calle el eslogan: DOMUND
El Papa Pío XI fue el gran impulsor del Domund. Electo Papa en 1922, toma un gran cariño a las Misiones, demostrado en la Fiesta de Pentecostés de ese mismo año cuando interrumpió su Homilía, despertando un silencio azaroso; tomó su solideo blanco y lo hizo circular entre los Cardenales, Obispos, Sacerdotes y Fieles en la Basílica de San Pedro de Roma, haciéndose así el mismo recaudador de una colecta en favor de las misiones. A pedido de los miembros de las OMP, Pío XI el 14 de abril de 1926 instituyó la JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES.
 Ese día debía ser celebrado en toda la Iglesia católica del mundo, el penúltimo domingo de octubre. (Recordemos que el último domingo era la recién creada Fiesta de Cristo Rey) Así se vinculaba la obra de las misiones con el Reinado de Cristo. Nació así la "Jornada Mundial de las Misiones", que más tarde recibió el nombre oficial de "Domingo Mundial de las Misiones", popularizada con el nombre de "DOMUND". 
Sucesor de Pío XI, y gran promotor de la Evangelización de los pueblos, Pablo VI recuerda: "Fue una genial intuición en la vida de la Iglesia, una oportunidad de hacer sentir la vocación misionera de la Iglesia a nuestros hermanos los obispos, al clero, a los religiosos y religiosas y a todos los católicos; una ayuda insustituible a las misiones; un acicate a la fe tanto de las Iglesias de muchos siglos de fundación como de las Iglesias jóvenes, un gran días de la catolicidad". 
"Para que el mes de octubre ofrezca a los cristianos la ocasión de dar una dimensión universal a su colaboración misionera, se invita a los Obispos a que pidan a los responsables de las obras católicas y a los fieles que renuncien a las colectas de carácter particular durante este período" (Estatutos de las OMP 12).  Por ello, en todas las parroquias se realiza este día la colecta DOMUND. Los fondos recaudados con ocasión del Domund en todo el mundo, son distribuidos a cuantos misioneros y diócesis situadas en territorios de misión los solicitan. El envío del dinero se realiza directamente desde el país que lo ha recaudado, y la distribución se produce de forma equitativa mediante la aprobación de las ayudas a través de un Consejo Superior de las Obras Misionales Pontificias formado por los Directores Nacionales de todos los países en los que esta Institución está implantada. A pesar del gran esfuerzo económico, las solicitudes de ayuda siguen siendo muy numerosas y cualquier apoyo es poco. 
 
En ese día toda la Iglesia reza muy especialmente por las misiones y  realiza en todo el mundo la Colecta por las Misiones. Las colectas provenientes de todo el mundo se suman a un Fondo Universal de Solidaridad, para dar vida a un programa de ayuda universal, cuya  finalidad es la ayuda económica a las misiones en sus esfuerzos de evangelización, de desarrollo, sociales y educativos.
 
Con los fondos de esta colecta, se atienden 26.711 obras de ayuda social, que incluyen hospitales, dispensarios, leproserías, hogares para ancianos y minusválidos y jardines de infancia. También se atienden 99.045. escuelas, centros de catequesis y guarderías. Durante los últimos 15 años, las obras de carácter social y educativo sostenidas por la Iglesia en el mundo se han multiplicado por 5. La Iglesia ha abierto 4 obras de asistencia social cada día en tierras de  misión, y casi 10 obras educativas cada día.