Jornada Mundial de la Salud Mental

(Agencia Fides) – «La salud es un patrimonio inestimable y la salud para todos es fundamental para garantizar la paz y la justicia entre los pueblos», con esta reflexión el Presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral Sanitaria, el cardenal Lozano Barragán, quiere recordar la próxima Jornada Mundial de la Salud Mental que se celebrará el 10 de octubre. La organización Mundial de la Salud afirma que 450 millones de personas en el mundo están enfermas con problemas mentales, neurológicos o conductuales y que 873 mil personas se suicidan cada año. El malestar mental constituye una auténtica emergencia socio-sanitaria: el 25% de los Países no tiene una legislación en la materia; el 41% no tiene una política definida para la salud mental; en más del 25% de los centros sanitarios, los enfermos no tienen acceso a los fármacos psiquiátricos esenciales; el 70% de la población cuenta con menos de un psiquiatra por cada 100.000 personas. El cardenal, además, subrayando el hecho de que la Iglesia sigue cuidadosamente los problemas sanitarios y de la salud, exhorta a una fuerte acción preventiva de las enfermedades mentales. La Iglesia católica siempre ha dado su contribución tanto en prevenir como en asistir a los enfermos mentales y sus familias en el plano médico-asistencial, social, espiritual y pastoral. Son muchos los proyectos y programas de formación, prevención y asistencia, tratamiento y acompañamiento pastoral de los enfermos, que las iglesias locales, institutos religiosos y las asociaciones laicales llevan adelante con amor, sentido de responsabilidad y espíritu de caridad. La invitación final del Presidente del Pontificio Consejo va dirigida a todos los responsables de la sociedad encargados de velar por la salud pública para que traten de encontrar una urgente ayuda a estos enfermos, muchos de cuales se encuentran por las calles o en sus familias dónde no pueden recibir la ayuda técnica científica que necesitan.

Los comentarios están cerrados.