Juan Pablo II ora por niños de Beslan y pide paz para el mundo

Roma, 9 (NE – eclesiales.org) En la audiencia general de ayer, fiesta de la Natividad de la Virgen, el Papa invitó a mirar a María Niña y a pensar «en los pequeños inermes de Beslán, en Osetia del Norte, víctimas de un bárbaro secuestro y trágicamente masacrados». Asimismo, rezó por la justicia, la paz y la solidaridad en el mundo, así como por las personas secuestradas en Irak, en particular por las dos voluntarias italianas secuestradas en Bagdad. El Santo Padre recordó que los niños se encontraban en una escuela, «lugar en el que se aprenden los valores que dan sentido a la historia, a la cultura y a la civilización de los pueblos: el respeto recíproco, la solidaridad, la justicia y la paz. Sin embargo, entre aquellos muros han experimentado el ultraje, el odio y la muerte, consecuencias nefastas de un fanatismo cruel y de un desprecio insano de la persona humana». «Es un alto grito de dolor de la infancia ofendida en su dignidad. Esto no puede, no debe dejar indiferente a nadie. (…) Ante la cuna de María Niña renovemos nuestro deber de tutelar y defender a estas frágiles criaturas y de construir un futuro de paz para ellos. Recemos juntos -concluyó- para que se creen las condiciones para una existencia serena y segura para ellos». Al final de la catequesis se rezó por los niños de Beslán, por sus padres y amigos masacrados con ellos en la escuela, para que Dios los acoja en su misericordia. Asimismo se pidió por todos los secuestrados en y, en particular, por las dos jóvenes voluntarias italianas, secuestradas ayer en Bagdad, «para que sean tratadas con respeto y devueltas cuanto antes incólumes al afecto de sus seres queridos». Los fieles presentes en la audiencia también fueron invitados a rezar por la justicia y la paz en el mundo, «para que el Señor ilumine las mentes de los que se encuentran sometidos a la funesta tentación de la violencia y abra los corazones de todos al diálogo y a la reconciliación, para construir un futuro de esperanza y de paz».

Los comentarios están cerrados.