Cuba ha celebrado el festivo de Viernes Santo por primera vez en más de medio siglo de comunismo en la isla caribeña.
El Gobierno decretó recientemente festivo el Viernes Santo "con carácter excepcional" por este año "en consideración" a la reciente visita del papa Benedicto XVI. Joseph Ratzinger había pedido antes al presidente Raúl Castro que restituya la fiesta religiosa de la Semana Santa católica.
El Viernes Santo es el segundo festivo religioso que se celebra en la isla tras la restitución de la Navidad por la visita de Juan Pablo II en 1998, las autoridades cubanas también permitieron la transmisión en vivo en televisión de la misa central de la jornada.
El cardenal Jaime Ortega encabezó la liturgia en la Catedral de La Habana, que fue transmitida en vivo por la televisión cubana, en la que leyó el Sermón de las Siete Palabras, las últimas siete frases que pronunció Jesús en la Cruz, según los Evangelios. 
Cuando dieron las 15:00 locales (19:00 hora de Colombia), comenzó a repicar la campaña de la Catedral "porque es la hora de la muerte de Jesús", según dijo Ortega ante unos 200 feligreses. 
La ceremonia tuvo lugar bajo un intenso calor, por lo que muchos fieles se refrescaban con abanicos, mientras la capital cubana lucía semivacía por el nuevo feriado de Viernes Santo, decretado por el presidente Raúl Castro por petición de Benedicto XVI en su visita a la isla, del 26 al 28 de marzo. 
Los feriados de Semana Santa y de otras fiestas cristianas, como la Navidad, fueron eliminados en los años 60 por el gobierno revolucionario de Fidel Castro, quien entregó el mando en 2006 a su hermano Raúl por motivos de salud. 
Conmemoraciones similares a la de Catedral de La Habana se hicieron en las otras 10 diócesis cubanas, así como numerosas procesiones por las calles, en un país donde los católicos son solo el 10% . 
La ceremonia en la Catedral fue transmitida en directo por la televisión estatal cubana. A esta ceremonia asistieron ocho Damas de Blanco, grupo creado en 2003 por esposas de presos políticos, que fueron excarcelados como resultado de un diálogo iniciado en mayo de 2010 por el cardenal Ortega y Raúl Castro. 
"Estamos aquí para pedirle a Dios que nos ilumine, que nos proteja, que nosotros tenemos fe y amor por él, y vamos a continuar esta lucha pacífica que tenemos nosotros por la libertad de nuestros seres queridos pero también por una Cuba nueva", dijo la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, a la prensa. 
Luego de la ceremonia en la Catedral, la monja dominicana Bernardita Montero dijo que la Iglesia debería emprender una "concientización" sobre el verdadero significado de la Semana Santa, pues muchos cubanos recibieron el nuevo feriado como un día de "parranda" (juerga). 
"Tenemos que iniciar un nuevo proceso de formación a la gente porque muchas personas ven este día como una parranda, como un salir, un disfrutar de la vida, y no vivirlo a nivel religioso", dijo Montero. 
Raúl Castro decretó feriado nacional el Viernes Santo de forma excepcional, aunque el parlamento podría declararlo definitivo más adelante. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *