Momentos críticos en el Congo

Kinshasa (Agencia Fides) – "La presencia militar en Kinshasa es masiva. Hasta ahora no han habido grandes enfrentamientos, pero la tensión es evidente", dicen a Fides fuentes de la Iglesia local en la capital de la República Democrática del Congo (RDC), donde se calma el enfrentamiento entre el presidente Joseph Kabila y el lider de la oposición Etienne Tshisekedi. Este último dijo ayer de considerarse el "presidente electo", a pesar de que la Corte Suprema ha confirmado la victoria de Kabila en las elecciones presidenciales de el 28 de noviembre.
"Mañana, 20 de diciembre, Kabila debería tomar posesión de la Presidencia, mientras que Tshisekedi anunció que el Viernes, 23 de diciembre, se autonominará Presidente, y dio orden de arrestar a Kabila" dicen las fuentes a Fides. "Este es el día crucial, cuando se podrá entender la dimensión del enfrentamiento, dada la fuerte presencia militar. Se verá entonces, por un lado, cuál es la capacidad de Tshisekedi de movilizar a la sociedad y provocar una reacción popular que podría socavar el gobierno, y en segundo lugar, cuál es la reacción del ejército".
En esta delicada etapa de la vida de la República Democrática del Congo los misioneros de la Red "Paz para el Congo", han lanzado la alarma sobre el futuro del país. "Las manifestaciones de protesta de la oposición, la mano dura de las fuerzas militares del Estado para reprimir a los opositores, muertes entre los civiles, el resurgimiento de las viejas tensiones entre los partidarios de uno u otro candidato (Katanga y Kasai), declaraciones de asociaciones e instituciones nacionales e internacionales sobre la modalidad de voto y el recuento, las posiciones tomadas individualmente … pasa el tiempo, mientras que el estado de ánimo de la gente está inquieta", se afirma en un documento enviado a la Agencia Fides.
 "En estos días, parece dominar sobre todo la pesada mano de los poderosos, con una fuerza policial que, en muchos casos, ha actuado con brutalidad, hasta el punto del asesinato de civiles. Aumenta el riesgo de instalar una dictadura por medios violentos, bajo la apariencia de una democracia".
"Es importante, más que nunca en este tiempo, mantener los ojos abiertos en la República Democrática del Congo, nos lo pide la sociedad civil, toda la población. Debemos llevar a este pueblo hacia el ámbito de nuestro interés, nuestra solidaridad, y, para aquellos que creen, nuestra oración", concluyen los misioneros. 
 

Los comentarios están cerrados.