Multitudinaria Misa de la Sagrada Familia en Madrid

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Antonio María Rouco, advirtió hoy que el número de niños "a los que en nuestras sociedades, de raíces cristianas, se les ha impedido nacer en estas tres últimas décadas es sencillamente estremecedor".

      "La vida es un bien sagrado que el ser humano recibe de Dios" y el hombre "no es el dueño de la vida sino su servidor: desde el momento en el que es concebida en las entrañas maternas hasta el instante de la muerte natural", señaló en la Misa de la Sagrada Familia que se celebra hoy en la Plaza de Colón de Madrid.

     "Ninguna instancia humana puede disponer de la vida de un ser humano inocente", recordó.

      El cardenal Rouco expresó ante una multitud de todas las edades reunidas en Madrid para dar testimonio de su fe y de la importancia que la familia tiene como "eje vertebral de la sociedad, especialmente en tiempos de crisis".

 Matrimonios con hijos pequeños, grupos de jóvenes, parejas de novios y cientos de abuelas rodeadas de nietos aguantaron el intenso frío a lo largo de las tres horas que ha durado la ceremonia que, además de la celebración de la misa, incluyó numerosos cánticos y villancicos, el rezo de un rosario y el testimonio de matrimonios y parejas cristianas.

Carta del Papa a las familias
    La celebración de la misa estuvo precedida por la lectura de un mensaje del papa Benedicto XVI a los matrimonios cristianos en el que animó a dejarse guiar por la Iglesia para superar las dificultades "sin ceder a tantas fuerzas mundanas que amenazan el gran tesoro de la familia".

    El Pontífice, quien calificó el matrimonio de "institución primaria de la sociedad y vital para la Iglesia", subrayó la "dimensión educativa imprescindible" de la familia y la importancia de educar a los hijo en la fe y los valores para que tengan "plena conciencia de la propia vocación y dignidad, y de la de los demás".

Los comentarios están cerrados.