Nigeria: que se detengan los actos violentos

     Benedicto XVI pidió orar con intensidad a Dios "para que se detengan las manos de los violentos que siembran muerte y para que en el mundo puedan reinar la justicia y la paz”. Tras los cinco atentados, en Nigeria, contra templos católicos mientras que se celebraban las misas de Navidad, en los que murieron más de 40 personas, el Santo Padre lamentó que “nuestra tierra continúe siendo teñida de sangre.

     El Papa recibió con profunda tristeza –informa Radio Vaticana-, la noticia de estos atentados en Nigeria, que volvieron a provocar también este año luto y dolor. Además de asegurar su afecto y cercanía a la comunidad cristiana y a todos los afectados por este absurdo ataque, el Santo Padre hace un llamamiento a los componentes de la sociedad para que reencuentren la seguridad y serenidad.

     Benedicto XVI repitió que la violencia es un camino que sólo conduce al dolor, a la destrucción y a la muerte; el respeto, la reconciliación y el amor son el camino para alcanzar la paz.

 ”La Santa Navidad nos induce a una oración más intensa a Dios para que se detengan las manos de los violentos que siembran muerte y para que en el mundo puedan reinar la justicia y la paz. Pero nuestra tierra continúa siendo teñida de sangre inocente. 

     Recibí con profunda tristeza la noticia de los atentados que, también este año el día del nacimiento de Jesús, provocaron luto y dolor en algunas iglesias de Nigeria. Deseo manifestar mi sincera y afectuosa cercanía a la comunidad cristiana y a todos los afectados por este absurdo gesto e invito a rezar al Señor por las numerosas víctimas. 

     Hago un llamamiento para que, con la participación de los distintas componentes sociales, se reencuentre la seguridad y serenidad. En este momento quiero señalar una vez más con intensidad: la violencia es un camino que sólo conduce al dolor, a la destrucción y a la muerte; el respeto, la reconciliación y el amor son el camino para alcanzar la paz”.

Los comentarios están cerrados.