Nuevo Presidente Episcopado Argentino

Nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina habla sobre la fiesta de Cristo Rey
Buenos Aires (Gaudium Press) En mensaje emitido por emisora radial, Mons. José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe y nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) habló sobre la Fiesta de Cristo Rey, con la que concluye el año litúrgico.
Jesucristo vino "a instaurar un Reino que tiene una dinámica propia y un horizonte distinto. Sus armas serán la humildad y la verdad, el amor y el perdón, la justicia y la paz que no son expresiones de deseo o meras utopías, sino una posibilidad real pero que tiene que hacerse vida en el corazón del hombre. No se trata de cambiar el mundo con la fuerza del poder, sino de cambiar el corazón del hombre para que comience a cambiar el mundo", expresó Mons. Arancedo
"El Reino de Cristo tiene una dinámica que lo orienta hacia una meta de plenitud, que nos hace peregrinos y constructores de un mundo nuevo. La esperanza de un cristiano no es un alegre esperar que las cosas cambien, sino un comprometerse con el presente para que las cosas cambien según los valores del Reino de Dios", afirmó.
Para el Arzobispo de Santa Fe, aquel debe ser un "Reino de la verdad y la vida, Reino de la santidad y la gracia, Reino de la justicia, el amor y la paz". Este Reino constituye una "Vida Nueva", una tarea para hacer realidad, "tarea [que] está a nuestro alcance". "Este es el significado de la vocación cristiana y el sentido de la Iglesia como presencia sacramental de Jesucristo. No puede haber, por ello, un cristiano coherente con su fe que no viva con esperanza su presencia en el mundo".
"¿Qué nos falta, qué hicimos mal o qué armas se necesitan para orientar este mundo en la dinámica del Reino de Dios? (…) Sabemos que su Reino no es de este mundo, que tiene un horizonte de eternidad y siempre será en este mundo objeto de esperanza. Pero sabemos, también, que de ese Reino poseemos la vitalidad de una presencia, que a modo de pequeña semilla o levadura, debe dar fuerza y sentido a la vida de este mundo".
Monseñor Arancedo invitó también "rezar por quienes ocupan un lugar en el gobierno para que se comprometan con los valores del Reino de Dios".
Concluyendo, el prelado argentino invitó a hacer antes que nada realidad el Reinado de Cristo en cada uno: "El primer lugar del reinado de Cristo es nuestra vida, por aquí debemos comenzar. Este deseo puede ser el compromiso con el cual iniciaremos el Tiempo de Adviento como preparación a Navidad".
Con información de AICA

Los comentarios están cerrados.