Obispo chileno llama al gobierno a rectificar.

En medio de la tensión entre el Gobierno y la Iglesia por la «píldora del día después», el obispo de San Bernardo, Monseñor Juan Ignacio González, llamó a las autoridades civiles a rectificar y no entregar ese fármaco sin el consentimiento de los padres. En el tedeum de su diócesis centró su homilía en esa controversia.
«Desde esta cátedra, con humildad llamamos a las autoridades superiores a meditar las medidas adoptadas. Aún es tiempo de rectificar, como lo reclaman muchas personas, y sobre todo los padres de familia». El llamado cae luego que la Presidenta Bachelet envió señales recientes de reconciliación al indicar que «la familia es la primera y principal responsable de la entrega de valores». Pero esto se contradice con la acción del CDE, que representará a Salud para reponer la píldora tras su revés temporal en tribunales.
Ello a la espera del tedeum ecuménico del lunes en Santiago, en que el cardenal Francisco Javier Errázuriz posiblemente aborde el tema frente a Bachelet. González dijo que la rectificación implica, primero, no usar ese fármaco, porque hay peligro de que sea abortivo, y, segundo, en ningún caso usarlo sin el consentimiento de los padres con hijos menores de edad».

Los comentarios están cerrados.