Con  Carta Pastoral leida el Domingo en las Misas dan frente al Cisma Aleman y adherentes del mismo

 


En la carta reafirman la doctrina de la Iglesia sobre la sexualidad humana
Fuente: UCANews – InfoCatólica

 

Los obispos de los países nórdicos han publicado una carta sobre la doctrina cristiana tradicional en materia de sexualidad, en la que defienden la «integridad encarnada de la persona» frente a las modernas ideologías transgénero.

Los obispos de los cinco países nórdicos han publicado una carta sobre la doctrina cristiana tradicional en materia de sexualidad, en la que defienden la «integridad encarnada de la persona» frente a las modernas ideologías transgénero.

«En la actualidad, las nociones de lo que es ser humano y, por tanto, ser sexual, están cambiando. Lo que hoy se da por sentado puede ser rechazado mañana. Cualquiera que apueste mucho por teorías pasajeras corre el riesgo de salir terriblemente herido. Necesitamos raíces profundas», afirman los ocho miembros de la Conferencia Episcopal Nórdica en la carta, hecha pública el sábado.

«Intentemos, pues, apropiarnos de los principios fundamentales de la antropología cristiana, tendiendo la mano en amistad, con respeto, a quienes se sienten alejados de ellos», prosiguen. «Le debemos al Señor, a nosotros mismos y a nuestro mundo, dar razón de lo que creemos y de por qué creemos que es verdad».

La carta pastoral está siendo leída en voz alta en las misas de este fin de semana en las iglesias católicas de Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca e Islandia. EWTN Noruega facilitó a CNA una copia de la carta.

El cardenal Anders Arborelius, obispo de Estocolmo, Suecia, es uno de los ocho firmantes del documento.

Los otros son: de Noruega, el obispo Erik Varden de Trondheim, el obispo Berislav Grgić de Tromsø, y el obispo Bernt Eidsvig de Oslo; de Dinamarca, el obispo Czeslaw Kozon de Copenhague; de Islandia, el obispo Dávid Tencer de Reykjavik y el obispo emérito Pierre Bürcher de Reykjavik, y de Finlandia, el padre Marco Pasinato, administrador apostólico de Helsinki.

«Nuestra misión y tarea como obispos es señalar el camino pacífico y vivificante de los mandamientos de Cristo, estrecho al principio, pero cada vez más amplio a medida que avanzamos», afirman los obispos en la carta.

«Os defraudaríamos si ofreciéramos menos», dicen los obispos, y añaden: «No fuimos ordenados para predicar pequeñas nociones propias».

Los obispos explican que hay sitio para todos en la Iglesia, que, según un texto del siglo IV, es «la misericordia de Dios que desciende sobre la humanidad. Esta misericordia no excluye a nadie. Pero establece un ideal elevado».

La carta pastoral comienza recordando los 40 días y noches de lluvia que inundaron la tierra en tiempos de Noé.

Dice que cuando Noé y sus parientes volvieron a pisar la tierra limpia, Dios hizo su primer pacto con el hombre, prometiendo que un diluvio no volvería a destruir la tierra.

Dios pidió a la humanidad, en cambio, que reverenciara a Dios, construyera la paz y fuera fructífera, dijeron los obispos. Para ratificar el pacto, Dios creó un signo: el arco iris.

«Este signo de alianza, el arco iris, es reivindicado en nuestro tiempo como símbolo de un movimiento que es a la vez político y cultural», señalan los obispos. «Reconocemos todo lo que hay de noble en las aspiraciones de este movimiento. En la medida en que éstas hablan de la dignidad de todos los seres humanos y de su anhelo de ser vistos, las compartimos».

«La Iglesia -continúa la carta- condena las discriminaciones injustas de cualquier tipo, también por razón de sexo u orientación. Declaramos nuestro desacuerdo, sin embargo, cuando el movimiento propone una visión de la naturaleza humana que se abstrae de la integridad encarnada de la persona, como si el género físico fuera accidental».

Los obispos también dicen en la carta que protestan porque esa visión se imponga a los niños «no como una hipótesis atrevida, sino como una verdad probada».

La transexualidad se «impone a los menores como una pesada carga de autodeterminación para la que no están preparados», lamentan los obispos, que califican de «curioso» que en una sociedad intensamente concienciada con el cuerpo, éste se tome, de hecho, demasiado a la ligera.

La gente ahora se niega a ver el cuerpo «como significativo de la identidad, suponiendo que la única identidad importante es la producida por la autopercepción subjetiva, ya que nos construimos a nuestra propia imagen», observan.

Los obispos explican que, en cambio, hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, tanto en cuerpo como en alma.

«La imagen de Dios en la naturaleza humana se manifiesta en la complementariedad del varón y la mujer», afirma la carta. «El hombre y la mujer han sido creados el uno para el otro: El mandamiento de ser fecundos depende de esta reciprocidad, santificada en la unión nupcial».

La carta continúa diciendo que la unión de un hombre y una mujer, como imagen de la comunión de Dios con la humanidad, no siempre es fácil o indolora.

«Para algunos parece una opción imposible», reconocen los obispos. «Más íntimamente, la integración en nosotros mismos de las características masculinas y femeninas puede ser difícil. La Iglesia lo reconoce. Ella desea abrazar y consolar a todos los que experimentan dificultades».

Los obispos nórdicos dicen reconocer que «el anhelo de amor y la búsqueda de la plenitud sexual tocan íntimamente a los seres humanos» y quieren estar ahí para acompañar a todos a medida que crecen gradualmente en sabiduría y virtud.

«Estamos llamados a convertirnos en mujeres y hombres nuevos», dicen en la carta. «En todos nosotros hay elementos de caos que necesitan ser ordenados. La comunión sacramental presupone un consentimiento coherentemente vivido de los términos de la alianza sellada con la Sangre de Cristo».

Señalan que las circunstancias pueden significar, por tanto, que un católico no pueda recibir los sacramentos durante un tiempo. Pero «no por ello deja de ser miembro de la Iglesia». La experiencia del exilio interior abrazada a la fe puede conducir a un sentimiento más profundo de pertenencia. En las Escrituras, los exiliados suelen ser así. Cada uno de nosotros tiene un camino de éxodo que recorrer, pero no caminamos solos.

La carta de los obispos también ofrece algunos consejos a quienes se sienten perplejos ante la doctrina cristiana tradicional sobre la sexualidad.

«Primero: Intenta familiarizarte con la llamada y la promesa de Cristo, para conocerle mejor a través de las Escrituras y en la oración, a través de la liturgia y el estudio de la enseñanza completa de la Iglesia, no sólo de retazos aquí y allá. Participar en la vida de la Iglesia», aconsejan los obispos.

«En segundo lugar», añaden, «tened en cuenta las limitaciones de un discurso puramente secular sobre la sexualidad. Es necesario enriquecerlo. Necesitamos términos adecuados para hablar de estas cosas tan importantes».

La Iglesia, dicen, «tendrá una preciosa contribución que hacer si recuperamos la naturaleza sacramental de la sexualidad en el plan de Dios, la belleza de la castidad cristiana y la alegría de la amistad, que nos hace ver que una intimidad grande y liberadora puede encontrarse también en las relaciones no sexuales».