OBISPOS SRI LANKA: UNIDOS PARA AYUDAR A VICTIMAS MAREMOTO

CIUDAD DEL VATICANO, 30 DIC 2004 (VIS).-Hoy se hizo público un comunicado de la Conferencia de los Obispos Católicos de Sri Lanka en el que los prelados expresan su «más sincero pésame» a los afectados por el maremoto del pasado 26 de diciembre en el sudeste asiático. Los obispos aseguran su oración en favor de «las personas afligidas por la pérdida de seres queridos -padres e hijos-, los heridos y quienes han perdido sus hogares. Sin embargo -escriben-, nos consuelan las Sagradas Escrituras (Salmo 145-146), pues no estamos abandonados a nosotros mismos, y los sucesos de estos días no están dominadas por el caos o el destino. Hacemos un llamamiento a nuestro pueblo para que afronte esta situación con valentía. Pedimos a nuestra gente y a los católicos en particular que ayuden a los afectados con independencia de las diferencias étnicas o religión». En la declaración, fechada el 27 de diciembre, el presidente y el secretario general de la conferencia episcopal, respectivamente obispos Joseph Vianney Fernando y Marius Peiris, hacen un llamamiento «a todos los que se encuentran en las zonas perjudicadas para que mantengan la calma, respeten la ley y resistan a la tentación del pillaje y no se aprovechen de las desgracias de otros». También piden a los que no se han visto envueltos en la catástrofe que «proporcionen ayuda material y económica, así como asistencia psicológica a las víctimas». A las asociaciones católicas, exhortan a rezar «para pedir al Señor que otorgue a nuestro pueblo el coraje y la determinación para superar esta calamidad». «En este momento difícil -concluye- hacemos un llamamiento a la unidad para, en la medida de nuestras posibilidades, ayudar a los que se han visto afectados por este terrible desastre natural».

Los comentarios están cerrados.