Piden congruencia a políticos católicos

El Papa Benedicto XVI urgió a los fieles católicos empeñados a nivel político y social a preocuparse por mantener sólida su fe, en un contexto donde se vive una crisis de valores antes que económica.
El Pontífice recibió en el Palacio Apostólico de El Vaticano a los participantes en la asamblea plenaria del Pontificio Consejo para los Laicos y advirtió sobre la necesidad de proponer una vez más una reflexión sobre Dios también dentro de la Iglesia.
Constató que muchas veces se ha buscado reforzar la presencia de los cristianos en el ámbito social, en la política o en la economía para que fuese más incisiva, y quizás no ha existido la misma preocupación por la solidez de su fe, casi como si fuese un dato de hecho.
“En realidad los cristianos no habitan en un planeta alejado, inmune a las enfermedades del mundo, sino que comparten los problemas, la desorientación y las dificultades de nuestro tiempo”, precisó.
“Cuántas veces, no obstante al definirse cristianos, Dios de hecho no es el punto de referencia central del modo de pensar o actuar, en las decisiones de la vida”, agregó.
Según el obispo de Roma, en la sociedad actual se ha extendido una mentalidad que renuncia a toda referencia al trascendente, que se ha demostrado incapaz de comprender y preservar lo humano.

Esa mentalidad ha generado la crisis en curso, que es una crisis de significado y de valores, antes que una crisis económica y social, estableció.
Sostuvo que, en ese contexto, los católicos están llamados a dar un testimonio transparente de relevancia de la presencia de Dios, sobre todo en el campo del pensar y el actuar.
“En la familia, en el trabajo, como en la política y la economía, el hombre contemporáneo tiene necesidad de ver con los propios ojos y de tocar con sus manos cómo con Dios o sin Dios todo cambia”, afirmó.
“Pero el desafío de una mentalidad cerrada a la trascendencia obliga también a los mismos cristianos a volver en modo más decidido a la centralidad de Dios”, insistió.

Los comentarios están cerrados.