Por agresiones hacia religión prohíben evento gay

La Policía de Malasia prohibió la celebración de un festival de gays y transexuales por considerar que su realización constituye una amenaza para la armonía y el orden social. 

La decisión de las autoridades se debió a las protestas de diversos grupos  que ven en ese festival una ocasión para generar tensiones y romper el orden social. 

El subinspector de la policía, Khalid Abu Bakar, dijo que «la policía ha recibido muchas protestas de organizaciones religiosas que temen que el programa puede crear tensiones y romper el orden social». Son evidentes las burlas y agresiones verbales hacia religiones que no comparten los conceptos que el mundo gay quiere imponer  la sociedad. Quienes se quejaban de ser segregados resultan ser los más grandes discriminadores por conceptos religiosos. 

«No nos oponemos a la libertad de expresión o los derechos humanos, pero si el festival crea malestar entre la gran mayoría de la población, puede poner en peligro el orden público», añadió.

Los comentarios están cerrados.