Presidente Fox no duda en expresar su Fe.

Quito, Ecuador.- Luego de su participación en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Santiago de Chile, el presidente Fox realizó una visita de Estado a Ecuador. Luego de ser declarado hijo Ilustre en el Palacio Municipal de Quito, el cabildo le hizo entrega de una figura de la Virgen de Legarda, la que tomó entre sus manos y la besó. El gesto generó un aplauso entre ellos, del alcalde de Quito, Paco Moncayo, y del arzobispo de la ciudad, Antonio González. Manifestando su comodidad en un País abiertamente declarado católico, fuera de todo programa, Fox caminó hacia la Catedral Metropolitana, cuyo patrono San Pablo se erige como el protector de los quiteños. Rodeado por reporteros, recorrió el templo devotamente, y cuando se postró, junto con su esposa, ante la Guadalupana, ambos se persignaron y rindieron una reverencia. El hecho de que en Ecuador, las relacion entre los poderes civiles y religiosos sean distintos a la del resto de America y al mismo México, permitió al Mandatario Fox y su esposa, manifestar que aunque su situación personal no es la más corriente, su portura de adhesión al catolicismo ha de ser clara. Así se demostró con la presencia en las distintas recepciones oficiales de altos jerarcas católicos, entre ellos el nuncio apostólico en Ecuador, James Paul Lebopont y el arzobispo de Quito, Antonio González.

Los comentarios están cerrados.