Primer Congreso de Cardenales

Los cardenales se han reunido por vez primera desde la muerte de Juan Pablo II. En este encuentro se ha decidido que el funeral sea el viernes a las 10.00 de la mañana. También se esperaba que se abriera el testamento, aunque no ha trascendido si finalmente ha sido así. Al principio de la reunión y como establece la Constitución Apostólica ’Universi dominici gregis’, aprobada por Juan Pablo II y sobre la Sede Vacante, los cardenales han pronunciado el siguiente juramento: «Nosotros, Cardenales de la Santa Iglesia Romana, del Orden de los Obispos, del de los Presbíteros y del de los Diáconos, prometemos, nos obligamos y juramos, todos y cada uno, observar exacta y fielmente todas las normas contenidas en la Constitución apostólica Universi Dominici Gregis del Sumo Pontífice Juan Pablo II, y mantener escrupulosamente el secreto sobre cualquier cosa que de algún modo tenga que ver con la elección del Romano Pontífice, o que por su naturaleza, durante la vacante de la Sede Apostólica, requiera el mismo secreto». Después, cada cardenal ha dicho: «Yo, cardenal …, prometo, me obligo y juro». Y poniendo la mano sobre los Evangelios, ha añadido: «Así me ayude Dios y estos Santos Evangelios que toco con mi mano». En la llamada Congregación general de Cardenales, los religiosos abrieron el testamento de Juan Pablo II, cuyo contenido será de conocimiento de los purpurados.

Los comentarios están cerrados.