Sacerdote: llamado a superar todas las barreras

Por ocasión de los 555 años de la fundación del Colegio Capranica de Roma y en la fiesta de la patrona Santa Agnes, hoy de mañana el Santo Padre recibió en audiencia privada a la propia comunidad. Benedicto XVI recordó a los seminaristas que "la Iglesia espera mucho de los jóvenes sacerdotes en la obra de evangelización y de la nueva evangelización".
El antiguo y noble Colegio Capranica fue fundado por el Cardenal Domenico Capranica (1400-1458) con un acto el día 5 de enero de 1457 para ofrecer la posibilidad de una adecuada formación al sacerdocio a los jóvenes romanos de condición humilde, pero decididos a emprender la carrera eclesiástica. Así, el purpurado anticipó un siglo la institución de los primeros seminarios que fue decidida por el Concilio de Trento en 1563.
"¡Tened siempre -dijo el Papa- un profundo sentido de la historia y la tradición de la Iglesia! El hecho de estar en Roma es un don que os debe tornar particularmente sensibles a la profundidad de la tradición católica". Antes, recordando a la Santa Patrona, el Santo Padre observó que con el testimonio de protomártires romanos "esta nuestra ciudad está fundada también sobre la amistad por Cristo y el testimonio de su Evangelio".
La figura de Santa Agnes y el empeño en la formación al sacerdocio fueron los dos temas del discurso de Benedicto XVI. En su testimonio de santidad y virginidad es también modelo para los futuros sacerdotes. "Si el martirio – observó el Santo Padre – es un acto heroico final, la virginidad es fruto de una prolongada amistad con Jesús madurada en la escucha constante de su Palabra, en el diálogo de la oración, en el encuentro eucarístico".
"La formación del presbítero -continuó- exige integralidad, entereza, ejercicio ascético, constancia y fidelidad heroica" que debe ser fundamentada sobre una "sólida vida espiritual animada por una relación intensa con Dios a nivel personal y comunitario". Exige "una apertura a la fraternidad sin exclusiones y parcialidad" y una formación "global" para "ser de manera más eficaz educador y animador de aquella adoración". Al final del discurso el Papa pidió a los seminaristas "estar próximos a todos los hombres que encuentren, no permitiendo que ninguna cultura pueda ser una barrera para la Palabra de vida de la cual sois anunciadores también con vuestra vida".
El Colegio Capranica se encuentra en el corazón de la antigua parte de Roma, próxima al Panteón. Fue visitado por el Papa Juan Pablo II el 21 de enero de 1980, presidiendo la concelebración eucarística por ocasión de la solemnidad de Santa Agnes, patrona del Colegio, encontrando superiores y alumnos, y compartiendo con ellos la comida. En agosto de 1982, el Santo Padre aprobó el nuevo Estatuto del Colegio Capranica que, en plena continuidad y en el espíritu de renovación permanente, como previsto en las propias Constituciones del Cardenal fundador, indica la fisionomía y el proyecto formativo del Almo Colegio Capranica, «comunidad eclesial educativa, en la cual los alumnos se forman para el Ministerio Sacerdotal» (art. 4). Juan Pablo II volvió a visitar el Colegio, con sensible paternidad, iluminado magisterio, compartir de vida y oración, el día 21 de enero de 1992, en la fiesta de Santa Agnes.

Los comentarios están cerrados.