Santa Catalina de Siena (Película)

Catalina  nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para ser discípulos del Señor, de forma cada vez más plena 

  Santa Catalina de Siena.

  Virgen y doctora de la Iglesia. «Una mujer que tuvo un papel eminente en la historia de la Iglesia», que viajó mucho para impulsar la reforma interior de la misma Iglesia y para favorecer la paz entre los estados», ha recordado el Papa, destacando luego que «también por este motivo, San Juan Pablo II la quiso declarar co-patrona de Europa», con el anhelo de que «el Viejo Continente nunca olvide las raíces cristianas que son la base de su camino y siga afianzando en el Evangelio los valores fundamentales que aseguran la justicia y la concordia».

Tras destacar que el siglo XIV, en el que vivió santa Catalina de Siena, fue una época atormentada para la vida de la Iglesia y para todo el tejido social en Italia y en Europa.  Catalina  nos habla y nos impulsa a caminar con valentía hacia la santidad para ser discípulos del Señor, de forma cada vez más plena». Experimentó también fenómenos místicos, y ofreció con generosidad una importante maternidad espiritual.

Maternidad espiritual, tan importante para la Iglesia también hoy, y que sigue inspirando en la actualidad a tantas mujeres, consagradas y laicas, que alimentan en las almas el amor y la fe en Dios, orientando la vida cristiana hacia cumbres cada vez más elevadas, ha reiterado Benedicto XVI, refiriéndose luego a otro rasgo de la espiritualidad de santa Catalina, ligado al don de las lágrimas, que expresan una sensibilidad exquisita y profunda y capacidad de conmoción y de ternura. Como otros santos, Catalina sufrió mucho. Alguien pensó incluso que se hubiese de desconfiar de ella, hasta el punto que en 1374, seis años antes de morir, el Capítulo General de los dominicos, la convocó en Florencia para interrogarla. Le pusieron a su lado un fraile docto y humilde, Raimundo de Capua, futuro maestro general de la Orden, que se convirtió en su confesor e hijo espiritual suyo, y que escribió la primera biografía completa sobre la santa, que fue canonizada en 1461. La doctrina de Catalina, que aprendió a leer con dificultad y a escribir cuando era ya adulta, está contenida en el Diálogo de la Divina Providencia, una obra maestra de la literatura espiritual, en su epistolario y en la antología de su libro de oraciones.

S. S. Papa Emérito Benedicto XVI

Los comentarios están cerrados.