Se desprecia la vida porque se ha olvidado a Dios

Cuando  la sociedad se olvida de Dios, «la vida no tiene sentido y se cometen contra ella las más grandes aberraciones
México, año 2008: El Obispo de Celaya, Mons. Lázaro Pérez Jiménez, advirtió, ya en el año 2008, que cuando la sociedad se olvida de Dios, «la vida no tiene sentido y se cometen contra ella las más grandes aberraciones», como el aborto, los secuestros y todo tipo de crícmenes.

«Si Dios es superfluo, si no se respetan sus leyes, si la vida del inocente no nacido puede ser eliminada, si Dios estorba a la felicidad, entonces podemos esperar todo tipo de atropellos en contra de la persona humana», expresó Mons. Pérez.

En una carta, el Prelado se refirió a los hechos dolorosos que han sacudido la sociedad mexicana. Secuestro, tsortura, droga, prostitucion y muerte.

Mons. Pérez destacó el esfuerzo del Gobierno por lograr soluciones contra el crimen organizado. «Los mexicanos queremos confiar y esperar que las acciones próximas a llevar a cabo durante los próximos noventa y tres días, sean como el horizonte, pleno de esperanza para una sociedad que ya no está dispuesta a soportar más de lo mismo», expresó.

El Prelado advirtió que si las acciones no están apartadas de intereses políticos, solo se suscitarán falsas expectativas que dejarán «frustración en la población que comienza a desconfiar, lamentablemente, de las instituciones».

Sin embargo, el Obispo de Celaya dijo que «en el caso del secuestro y del narcotráfico, pienso personalmente que existen otros factores a tomar en cuenta».

Explicó que la sociedad de consumo induce a las personas a conseguir el dinero por cualquier medio, «se quiere el dinero fácil a costa de todo». Sin embargo, advirtió, «lo más grave, es que se ha perdido la conciencia de pecado, fruto de haber excluido a Dios de la vida social».

En ese sentido, el Prelado expresó el peligro que corre el ser humano cuando quita a Dios de su vida, ya que sin Él, «la vida no tiene sentido y se cometen contra ella las más grandes aberraciones».

Los comentarios están cerrados.