Somalía: la crisis de una ofensiva militar

 "Los recientes acontecimientos de la guerra agravan una situación ya de por sí difícil y compleja", dice a la Agencia Fides Suzanna Tkalec, cooperante de la Catholic Relief Services (CRS), responsable de Cáritas Somalia, en Dadaab (en el norte de Kenya, la frontera con Somalia), donde el 12 de octubre han sido secuestradas dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras (MSF).
 "Estamos evaluando la situación, que sigue siendo muy fluido, para llevar a cabo nuestra actividad de asistencia a la población somalí, que no debería haber sido detenidas", dice la Sra. Tkalec. Cáritas Somalia, junto con Cáritas Suiza y Luxemburgo, y el Catholic Relief Services (CRS), dirige una serie de actividades de apoyo tanto en Dadaab, como en los campamentos de refugiados en Etiopía y Yibuti, y en la propia Somalia.
 Hay unos 4 millones de personas en riesgo de hambre en Somalia, de los cuales, 3 millones se encuentran en el sur de Somalia, según el último Informe Situation Report di Caritas Somalia.
La ofensiva militar en Kenia, que ha enviado 4.000 soldados al sur de Somalia para evitar la milicia Shabab de la frontera entre los dos países, continua hacia Kisimayo, al parecer con el apoyo de los aviones estadounidenses (aviones sin piloto). Según ha informado la televisión de Kenia, al menos 25 civiles han muerto y diez resultaron heridos en un ataque perpetrado por uno o más aviones no tripulados de EE.UU. en el sur de Somalia.
 Mientras tanto, los Shabab amenazaron a Kenia con tomar represalias. En los últimos días en Kenia se han producido al menos tres atentados terroristas, muchos atribuidos a los Shabab. Dos de ellos se produjeron en la capital de Nairobi, con granadas, mientras que el 27 de octubre, 4 funcionarios del gobierno murieron en un ataque con lanza cohetes contra un autobús en la zona de Mandera, cerca de la frontera con Somalia. 

Los comentarios están cerrados.