Las apariciones tomaron raíz en una serie de eventos místicos que empezaron en 1915. Tres pequeños, Lucia dos Santos, de nueve años, y sus dos primos mas jóvenes, Francisco y Jacinta Marto, estaban pastando un rebaño de ovejas…

 

En 1917, Portugal estaba al borde del totalitarismo después de la revolución de 1910. La revolución había decretado una aguda separación de la Iglesia y el estado, la propiedad de la iglesia había sido confiscada, y se había ordenado la disolución de las congregaciones religiosas . Las clases pensantes y gobernantes eran anti-religiosas y decisivamente anticlericales. La teoría gobernante estaba basada en que las creencias religiosas tradicionales eran puramente supersticiones y así lo indicaban en los semanarios y diarios que ellos imprimían. Aún las áreas rurales normalmente inmunes a las novedades intelectuales de los centros cosmopolitas fueron afectados por el cierre de las iglesias y una cautelosa advertencia contra cualquier expresión externa de creencias religiosas. A pesar de esto, una sólida fe religiosa tomo raíz en los sencillos campesinos de las partes rurales del país. En esta atmósfera, una serie de apariciones de la Bendita Virgen ocurrieron ante tres pequeños niños del villorrio rural de Fátima por un período cercano a los seis meses empezando en Mayo de 1917.

 

Las apariciones tomaron raíz en una serie de eventos místicos que empezaron en 1915. Tres pequeños, Lucia dos Santos, de nueve años, y sus dos primos mas jóvenes, Francisco y Jacinta Marto, estaban pastando un rebaño de ovejas en la campiña en las afueras de Fátima cuando Lucia se percató de una nube translúcida que parecía tener una forma humana. Esta se movió a través del cielo y finalmente se posó sobre un soto de pinos.

 

Un año después, en el verano de 1916, los niños llevaban sus rebaños de ovejas hacia una pradera llamada Couza Velha donde ellos fueron sorprendidos por una súbita tormenta. Guareciéndose en el refugio de una cueva cercana, ellos decidieron comer sus refrigerios y esperar hasta que la lluvia cesara antes de reagrupar sus manadas. Después de completar un breve Rosario, la lluvia paró de repente y, luego de unos momentos de dejar la cueva, ellos fueron recibidos por un fuerte viento que soplaba a través de los pinos. Cuando ellos voltearon para ver que cosa podría estar causando dicho viento, ellos vieron nuevamente la nube transluciente que Lucia había visto el año anterior. Esta vez la nube se movió hacia ellos y finalmente se volvió distinguible tomando la forma de un transparente » Joven » de cerca de catorce años de edad. El hombre joven se identifico a los asombrados niños, » No teman. Soy el ángel de la Paz. Rezan conmigo. «Entonces el se arrodillo en la tierra ,inclinándose hacia adelante hasta que su frente se apoyo en esta, y rezó: » Mi Dios, Yo creo en ti, Yo te adoro y Yo te amo! Te pido perdón por todos aquellos que no creen , que no te adoran y no te aman! » El dijo este rezo por tres veces. Cuando se levantó el le dijo a los niños » Recen de esta manera. Los corazones de Jesús y María están atentos a las voces de sus suplicas. » Diciendo esto, el se desvaneció. Los niños estaban rebosantes de gozo y en estado de éxtasis. Ellos repitieron este rezo por un largo tiempo tal como el ángel lo había hecho ó sobre sus rodillas.

 

————————————–

 

Los niños decidieron no decir nada a nadie acerca de sus experiencias temiendo hacer el ridículo y ser censurados por sus padres y amigos. Muchas semanas después, el ángel se les apareció de nuevo y les pidió que ellos solicitaran un gran don, ofrecieran sacrificios al Mas Grande y aceptaran cualquier sufrimiento que el Señor les enviara. En esta tercera y final aparición en Octubre, el ángel trajo consigo un cáliz y sostuvo sobre el, una Hostia. Antes de ofrecer la Hostia a Lucia, la única que había recibido la Primera Comunión , el se postró en el suelo y dijo:

 

» La mas Santísima Trinidad, Padre, Hijo, Espíritu santo, Yo los adoro profundamente y les ofrezco el mas Precioso Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesús Cristo, presente en todos los tabernáculos de la tierra, en reparación por todos los ultrajes, sacrilegios, e indiferencia con la cual El mismo es ofendido. Y a través de los infinitos méritos de Su Santísimo Corazón y el Inmaculado Corazón de María, yo te suplico por la conversión de los pobres pecadores.»

 

El repitió este rezo por tres veces y luego levantándose, alzo la Hostia ante sus ojos y dijo: » Toma y bebe el Cuerpo y la Sangre de Jesús Cristo, horriblemente insultado por la ingratitud humana. Haz reparación de sus crímenes y consuela a tu Dios.» Con esto, el le dio la Hostia a Lucia y dejo que los otros niños bebieran del Cáliz.

 

Todo esto ocurría en Portugal, La primera guerra mundial estallaba a través de Europa. En el otoño de 1914 , el Papa Benedicto XV solicitó a los líderes de Europa que pararan el baño de sangre pero fue en vano. Después de numerosas solicitudes, el 5 de Mayo de 1917 , el Papa decreto que la invocación Reina de la Paz, ruega por nosotros fuera permanentemente incluida en las letanías de los rezos a María de la Iglesia. El además recalcó:

 

A María, quien es la Madre de la Misericordia y omnipotente por gracia, devotamente amémosla y atraigamos devotos de todos los rincones de la tierra ó desde nobles templos hasta pequeñas capillas, de palacios reales y mansiones de ricos hasta las mas pobres villorrios ó desde todos los lugares donde un alma llena de fe encuentre refugio ó de la sangre que empapa las llanuras y los mares. Llevémosle a ella la angustia y el llanto de madres y esposas, el lamento de los pequeños inocentes, las miradas de todo corazón generoso, para que su mas tierna y benigna gracia sea movida y la paz que buscamos sea obtenida para nuestro agitado mundo.

 

————————————–

 

 

En Fátima, los niños continuaban rezando y ofreciendo todo los sacrificios que ellos podían hacer tal como el ángel se los había solicitado. El 13 de Mayo ó ocho días después de que el Papa solicitara directamente la intervención de los cielos ó los pequeños pastores estaban llevando sus rebaños a las llanuras de Cova da Iria cuando fueron deslumbrados por un rayo muy brillante. Pensando que era un relámpago, ellos corrieron a cobijarse al abrigo mas cercano que los podían encontrar cerca a un alto árbol de roble. Un segundo rayo brillante nuevamente los asustó y entonces ellos corrieron desde el árbol hacia el este buscando un mejor refugio. Ellos fueron sorprendidos al ver un brillante globo de luz revoloteando sobre un pequeño arbusto que estaba directamente en su camino. En el medio de la luz se encontraba una Señora vestida de blanco brillante, con sus manos juntas sobre su pecho en actitud de rezar; en su mano derecha ella llevaba un Rosario.

 

La Señora les habló con una suave y melodiosa voz,

 

» No teman, no les haré daño!»

 

Lucia le preguntó a la Señora de donde venia, a lo cual ella respondió,

 

» Yo vengo del cielo.»

 

Oído esto, Lucia le pregunto a la Señora que era lo que quería de ella. La Señora contestó,

 

» Vengo a solicitarte a que vengas a este lugar por seis meses consecutivos, los días trece a esta misma hora. Entonces yo te diré quien soy, y que es lo que quiero. Y luego yo volveré aquí una séptima vez.»

 

Lucia entonces preguntó si ella Iría al cielo, y la Señora le respondió,

 

» Si, tu iras.»

 

Ella entonces preguntó si Jacinta y Francisco irían al cielo también. La Señora respondió,

 

«También. Pero Francisco deberá rezar muchos Rosarios!»

 

Después Lucia le consultó sobre el estado de dos niñas que habían muerto recientemente, la Señora habló nuevamente,

 

«À Ustedes desean ofrecerse a Dios, para resistir todo el sufrimiento que El pudiera enviarles, como expiación de los pecados con que El es ofendido, y pedir por la conversión de los pecadores?»

 

Los niños respondieron, » Si, queremos.» La Señora entonces les dijo que ellos tendrían que sufrir mucho, pero que la gracia de Dios seria su consuelo.

 

Jacinta, la mas joven de los niños, estaba embelesada por la belleza y gentileza de la Señora. Cuando la aparición terminó ella continuaba repitiendo, » Oh, que hermosa Señora».

 

Aun cuando ellos habían acordado no hablar a nadie acerca de la aparición de Cova, Jacinta no pudo resistir el contarle a su madre acerca de la «bella Señora» que habían visto. Su madre estaba al principio escéptica de su historia pero la respuesta del su padre, luego de oír a los otros niños describir los eventos fue sucinta, «Bueno, si los mas jóvenes vieron una Señora vestida de blanco… Quien podría ser sino Nuestra Señora?» A la mañana siguiente, Lucia encontró a una de sus hermanas, María, quien la saludo , » OH Lucia, oí que tu has visto a Nuestra Señora en Cova da Iria! es verdad?» Lucia solo pudo responder, » Quien te lo dijo?» María no creía la historia al igual que el resto de la familia de Lucia. Su madre, María Rosa era particularmente dura con Lucia pensando que la pequeña estaba mintiendo acerca de todo el asunto.

 

Tal como lo había prometido, María se les apareció a los niños los 13 de cada mes por seis meses. Los niños tenían mucho que sufrir. En su aparición de Julio, La Madre Bendita les prometió hacer un milagro en Octubre para que todos aquellos que vinieran a Cova creyeran realmente que ella estaba presente allí. Ella también les solicitó que rezaran:

 

» Sacrifíquense por los pecadores, y repitan continuamente, especialmente cada vez que hagan un sacrificio por ellos:! Oh Jesús, esto es por amor a ti, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados que cometen contra el Inmaculado Corazón de María»

 

En sus apariciones en Fátima, María les dijo a los niños que solicitaran a la gente que rezaran, convirtieran sus vidas a Dios y que honraran sus apariciones allí. Durante la aparición de Julio, María les dio a los niños tres Secretos los que no debían de ser revelados sino hasta cuando ella lo autorizara. Ella también prometió un milagro al final de sus apariciones en Octubre que ayudaría a todos a creer en sus visitas a Fátima. Luego de darles los Secretos, ella dijo:

 

» Cuando recen el Rosario, digan después de cada misterio:! Oh mi Jesús, perdónanos, sálvanos del fuego del Infierno. Lleva nuestras almas al Cielo, especialmente aquellas que están mas necesitadas.»

 

Las apariciones empezaban a llamar la atención de manera negativa en esta parte rural de Portugal en donde era de desagrado de la mayoría, Así que en Agosto, justo antes de la próxima aparición programada , ellos raptaron a los niños, los interrogaron, y luego los encarcelaron el la prisión de la localidad, y los amenazaron con ejecutarlos. Todo esto como consecuencia de su negativa a cambiar su historia acerca de la hermosa Señora vestida de blanco y negarse a revelar los Secretos que ella les encargara algunas semanas antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *