EL MANDATO NUEVO, por San Agustín

Que os améis mutuamente, no con un amor que degrada, ni con el amor con que se aman los seres humanos por ser humanos, sino con el amor con que se aman porque están deificados y son hijos del Altísimo

Sigue leyendo